viernes, 17 de junio de 2016

El Arte.


Y dijo el bohemio : El Arte, pues echar un buen rato por bulerías con mi amigo el flamenco y no pagar por un cuadro adtrasto una milloná siendo un MOJÓN.

La Pila Bautismal.


La Pila Bautismal, conocida por todos a buen seguro. Pero no a lo mejor el sitio  donde se colocaba. 

A lo primero, cuando se hacía una Iglesia la Pila Bautismal se encontraba en un edificio aparte cercano a la Iglesia, porque en este caso, el niño que iba a ser bautizado no podía entrar en el templo cristiano hasta recibir el Sacramento Bautismal. Por esto, si somos curiosos y nos fijamos bien, cuando más tarde se pusieron las Pilas Bautismales dentro de las Iglesias se situaron lo más cerca posible a la entrada de las mismas.

El Crucificado de las Siete Palabras .


Este maravilloso Crucificado procedía de la extinguida iglesia de San Francisco de Paula de Sevilla, el que por un decreto del Arzobispado pasó a ser titular de la clásica Hermandad de las Siete Palabras.

 Habiéndolo solicitado ya la Hermandad, lo acogió en su sede de la Iglesia de San Vicente Mártir en el 31 de Octubre de 1881.

El Crucificado no está documentado, pero el profesor Hernández Díaz lo atribuye al círculo del imaginero Jerónimo Hernández entre 1582 y 1585. Mientras otros historiadores, lo sitúan al círculo del gran maestro Pedro Roldán.