jueves, 11 de febrero de 2016

El Crucificado de marfil de Alonso Cano.


Obra maestra y de incalculable valor podemos ver en la Sacristía Mayor de la Catedral sevillana, como es el impresionante Crucificado con cuatro clavos y un gran movimiento atribuido al gran imaginero Alonso Cano. 

Esta obra está realizada en marfil, y representa por su gran calidad uno de los Crucificados mayor conseguido por su gran composición en el arte del marfil, una pieza digna de cualquier Museo.

Que de gente.


Y dijo el bohemio: Que de gente por no decir gentuza, van a una Hermandad por alguna que otra imagen secundaria que por sus titulares, que de gentuza, perdón coño, gente.

Imbécil en España.


Y dijo el bohemio: Ser un imbécil en España es garantía de estabilidad.

El serpol.


Es el serpol una planta parecida al tomillo, la cual dice la superstición, que se echaba en la tumba sin cerrar, del que acababa de morir.

Esta Planta tenía el poder y puede que lo tenga (vayan ustedes a saber) de contener en su última morada aquellas almas que, no viajaban al cielo y debían pulgar entre los vivos. Así se hacia a aquellos que habían muerto de forma violenta o antinatural como los ajusticiados, los asesinados o los que morían en accidente.

Virgen de los Dolores.


Es la Virgen de los Dolores una de las imágenes más fotogénica de Sevilla, si, porque no solo tiene una expresión en su rostro, tiene varias que la diferencia de otras aún siendo más famosa, que solo tienen lo justito.

¿Ríes o llora?


Y por más que te miro, siempre me pregunto: ¿Ríes o llora, Macarena?.

           Foto de Jose Campaña.

La fe en la Cuaresma.


Y con la llegada de la esperada Cuaresma, todos deseamos ver la luz de un cirio alumbrando la fe por nuestras calles, esa que muchos parecen tenerla solo por estas fechas.

        Foto de Ismael Castañeda.

Agua por Cuaresma.


Y dijo el bohemio: Esta más que demostrado, que los Santos quieren agua por Cuaresma.