lunes, 29 de abril de 2019

El paso de los Javieres.


Foto Farol de Guía.


Este fantástico paso de misterio fue realizado por el gran tallista Manuel Guzmán Bejarano en madera de pino de Flandes en 1955, de líneas sinuosas en bombos y perfiles de estilo barroco. Lleva su canasto bustos de personajes bíblicos y Ángeles de estilo manierista, obras que fueron talladas por Rafael Barbero y Francisco Buiza, dejándose ver en el centro del frontal el Escudo de las Congregaciones Marianas, en el costero izquierdo una cartela con el paño de la Verónica, en el derecho otra cartela con el Calvario y las tres cruces y en la trasera el anagrama de JHS.

Van en los respiraderos del paso las cabezas talladas de los Apóstoles y unos Ángeles macebos. Un paso del que hay que destacar un relicario del taller Hijos de Luis Jiménez en el año 2000 con la reliquia del Lignum Crucis, la que fue obsequio del párroco Don Francisco Pérez Camargo a la Hermandad.

El bellísimo paso de Manuel Guzmán Bejarano va iluminando por cuatro candelabros de guardabrisas en sus esquinas. Siendo los Ángeles de las cuatro esquinas sustituidos por Ángeles pasionistas de José María Leal.