martes, 11 de diciembre de 2018

El Nudo Gordiano.



Curiosidades cofradieras. Fotomontaje de Haretón a la Macarena.



Preciosa fotocompuesta del Maestro Haretón como alegoría de la Gran Coronación de la Esperanza Macarena en 1964. Nada que ver con algunas fotocompuestas de hoy, que dan más terror que otra cosa.

¿Mató Islero a Manolete?



Si es verdad que Islero participó en la muerte del Cuarto Califa cordobés Manolete, pero no fue solo quien se lo llevó al otro mundo. Islero de 459 kilos y pelo negro de la conocida ganadería de Eduardo Miura, fue lidiado en quinto lugar en la plaza de toros de Linares el 28 de Agosto de 1947, con la mala suerte para el Califa que este toro le correspondió en el sorteo previo a Gitanillo de Triana, pero en los corrales los apoderados de ambos toreros cambiaron por acuerdo el lote.

Tras la gran faena del maestro Manolete, ejecuta la estocada algo lenta, como recreándose, fallo que le costaría la vida. Isleño le hundió el pitón en su muslo derecho, causándole destrozos en el triángulo de Scarpa y atravesado por la vena femoral que le produjeron una gran hemorragia, la que terminaría con la vida del torero el 29 de Agosto de 1947 a las cinco horas pasada de la madrugada.

La causa de la muerte de Manolete ha sido un misterio hasta 1997, que fue revelada por el hijo del médico de Linares que atendió al torero, Fernando Garrido: Tras la cogida que fue gravísima, pero no hasta tal punto de acabar con la vida del maestro, había perdido muchísima sangre, y Fernando Garrido operó y fue quien dispuso que se le practicaran las transfusiones de sangre necesarias para salvarlo. Lo que a las pocas horas hizo que Manolete se recuperara, llegando hasta hablar y fumarse un cigarrillo. Momento que llegó el Doctor Giménez Guinea, en quien el maestro tenía mucha confianza y ordenó que se suspendieran las transfusiones para aplicarle un plasma noruego. Lo que hizo que a los pocos minutos de entrar el plasma en la sangre del torero entrara la muerte en su cuerpo sin pedir permiso.

Esto que exponemos se comenta, sea cierto o no ya no lo sabemos con seguridad. Lo que si es cierto, que desde la muerte en Linares el 28 de agosto de 1947 del Califa cordobés el toreo llevará siempre por bandera a un mito, Manuel Rodríguez "Manolete".

El filósofo que renunció a una gran herencia.



Tal como suena, el filósofo que renunció a una gran herencia fue Luwig Wittgenstein, todo un multimillonario y no un tieso como hoy muchos que encima van avasallando. Pues renunció a tal fortuna porque todo le sobraba, y lo que quería es vivir humildemente sin ningún tipo de lujos.

Luwig nació en Viena en 1889 y, entre otras cosas, fue filósofo y matemático. El trabajo suyo sobre la lógica esta considerado como uno de los más importante de la historia, y aunque nació como hemos dicho en Viena más tarde se nacionalizó británico. Nuestro protagonista perteneció a una importante familia, por lo que nunca se tendría que haber preocupado en trabajar pero claro, no era como hoy nuestros políticos, que trabajan sin hacer un carajo.

No sería hasta 1913, cuando Luwig con 24 años recibiría la gran fortuna heredada, la que en 1919 renunció a favor de sus tres hermanos: dos hermanas y un hermano. Pues como ven pasaba tres pueblo del dinero, prefería vivir tranquilo y sin tanto patrimonio, el que muchas veces nada bueno trae a los que lo poseen. Es más, hasta insistió más de una vez a sus hermanos que nunca le devolvieran su parte de la herencia. Como ven, los políticos perroflautas de nuestra España actual creo que ninguno tendría este gesto, además día a día lo vemos.