miércoles, 25 de septiembre de 2019

El sacerdote José Sebastián y Bandarán.


Don José Sebastián y Bandarán a los pies de la antigua Virgen de la Merced de la Hermandad de Pasión.


Nació el sacerdote y Cofrade don Jose Sebastian y Bandarán el 15 de Diciembre de 1885 en Sevilla, y falleció el 21 de Noviembre de 1972. Reposando sus restos desde 1987 en la Capilla de los Marineros.

Fue Bandarán director espiritual de varias hermandades de Sevilla, en las que ocuparía puestos importantes como el de camarero del Señor de Pasión. También nuestro sacerdote fue quien creo la colocación de un tribunal conocido como "patíbulo" a la entrada de la Carrera Oficial en la famosa y archiconocida plaza de la Campana, para controlar el horario de las hermandades. A las que hoy habría que controlarles otras cosas. 

Por todas las colaboraciones con las hermandades que tuvo a lo largo de su vida como sacerdote, le concedieron algunas la Medalla de Oro, como por ejemplo la del Silencio. Lo nombraron Hermano Mayor Honorario del Museo, Hermano de Honor del Cachorro, Hermano Mayor Honorario de la Estrella, del Valle y otras más. Por esto le rindieron todas las Cofradías un homenaje en 1966, y el Ayuntamiento lo distinguió con la Medalla de Plata de Sevilla en 1965, como también con una calle en la barriada Murillo.

El cofrade Francisco Rincón Hernández.



Nació este gran cofrade el 4 de Julio de 1923 en Sevilla, y falleció el 18 de Diciembre del 2014, autor de varios libros curiosos sobre las hermandades de Sevilla con el título "Casi todo sobre la Hermandad de". Libros que se han hecho unos clásicos con el paso del tiempo.

También escribió Francisco Rincón Fernández un libro para la Semana Santa de Sevilla con el título ¿Hablamos de Cofradías?. Hablar, que palabra más importante y que poco se da en las cofradía, pues se pelea más gritando últimamente que hablando y arreglando las cosas por las buenas.

La Bocina en las Cofradías de Sevilla.



Foto de todocolecion. Nazareno de la Hermandad de la Mortaja de Sevilla.


Es la Bocina una insignia en forma de trompeta, la que lleva unido a un tubo paño de terciopelo casi siempre bordado ricamente llevada por un penitentes en el hombro. Estas Bocinas en algunos lugares son conocidas como Trompetas.

Hay que decir, que el origen de la Bocina no esta completamente aclarado. Pues algunos dicen que antiguamente indicaban la marcha y parada de la Cofradía, por eso en algunas corporaciones la vemos al principio del cortejo, mientras que otros creen que se usaban para hacer una representación sonora de la Pasionde Cristo, por eso van en otras corporaciones delante del paso, o también en recuerdo de los soldados que acompañaron a Cristo hasta el Calvario, por lo que suelen ir al lado en algunas Cofradías del Senatus.

Hoy las Bocinas se han convertido en enseres ornamentales, en la que en muchas vemos los paños bordados y el escudo de la Hermandad. Nada en nuestras Cofradías está por estar, todo tiene su significado, menos algunas veces que por inventar más de una, caen en lo vulgar.