lunes, 20 de julio de 2015

La Trianera si llora de verdad.


Cuentan los viejos cofrades de la Esperanza, que por los años 70 un señor con su hijo vinieron a ver la Semana Santa de Sevilla desde Madrid. Y en la Madrugá más hermosa, que no es otra que la de Sevilla, decidieron ver a la Reina de Triana, la Esperanza, la que al pasar junto a ellos el padre quedó perplejo por lo que estaba viendo, la Trianera lloraba de verdad.  

Cuando se lo comentó a su hijo esté no creyéndoselo, le dijo que las lágrimas eran de cristal y que lo más seguro era que fuera una imaginación suya por tanta emoción. Al siguiente año también volvieron a Sevilla y otra vez quisieron ver de nuevo a la Esperanza de Triana, y cuando él padre volvió a mirar a la Trianera se quedó paralizado de amor a la Virgen, pues ésta seguía llorando lágrimas verdaderas. 

Al decirle lo que había visto a su hijo este le insistía que no podía ser verdad y que lo más seguro era, que fuera como le dijo la primera vez, una imaginación suya por tanta emoción. Pero cuando volvieron a Madrid, el hijo murió de repente, lo que dejó al padre en el mundo de la desesperación y el dolor. Como buen padre decidió volver a ver a la Trianera como homenaje a su hijo muerto, y cuando se acercó la Virgen la miro para ver sus lágrimas, viendo esta vez una bella y serena sonrisa que lo dejo sin poder moverse. Cuando reaccionó y preguntó a la gente nadie había visto lo que este padre. 

Así fue como este buen hombre y devoto de la Esperanza se dio cuenta que su querido hijo estaba con Ella, junto a la que lloraba y ahora reía para decirle que no hay en el mundo mejor sitio que estar junto a la Esperanza de Triana.


Hermandades.


Hay algunas Hermandades que más bien sobran, pero sin embargo hay otras que si no existieran habría qué inventarlas.

El Pelícano del Cristo del Amor.


Como ya sabrán o no, y digo no, porque he escuchado yo no sé cuántas barbaridades sobre el Pelícano del paso del Cristo del Amor, como qué coño hace ese  pajarraco o qué pinta un pájaro tan feo en un paso en fin, majaretas e imbéciles siempre existiran. Pero sin entender un carajo. 

El Pelícano al que nos referimos va tras la Cruz del portentoso Crucificado del Amor de Juan de Mesa, pájaro como le dicen algunos pájaros (que éstos sí que son pájaros y pajarracos) representa el símbolo del amor. Dice la leyenda medieval que un Pelícano devolvió la vida a sus crías muertas con su sangre esparciéndola sobre ellas tras abrirse el pecho a picotazos, ejemplo que también dio Jesús al derramar su sangre para salvarnos y que hoy por desgracia valoramos poco en una sociedad cada vez más de buitres carroñeros.

La marcha "Soleá dame la mano".


La maravillosa marcha "Soleá dame la mano" está considerada por muchos cofrades como una de las  mejores marchas que se han compuesto para la Semana Santa. Siendo curioso que nada tiene que ver con las dos soledades de la Semana Santa sevillana. 

Dicha marha esta dedicada a la guapa y morena  Virgen de la Esperanza de Triana cuando  regresaba  por Pastor y Landero a su casa, Triana, que estaba en dicha calle la Cárcel del Populo (hoy Mercado del Arenal).

Fue el genial e irrepetible compositor José Font de Anta, quien fue testigo del acontecimiento y el que maravillado por aquel momento se inspiró y le compuso a la Virgen trianera de la Esperanza una de las mejores piezas que se han hecho para la Semana Santa, la cual está considerada por muchos cofrades y no cofrades como la mejor.

El preso que le canto a la Virgen la saeta desde la reja de la cárcel decía:
"Soleá, dame la mano a la reja de la carse, que tengo muchos hermanos huérfanos de pare y Mare". Hoy tanto estas historias llenas de sentimientos como buenas composiciones de antes cada vez van saliendo menos, será por el estresado mundo en el que vivimos. Pero cada vez van saliendo menos marchas como las de antes.

Cuando las palabras no salen.


Frente a Ti Macarena sólo se pueden hacer dos cosas: enmudecer y quererte.

Don Francisco Collantes de Terán.


Nació don Francisco Collantes de Terán el 3-5-1899 en Sevilla y falleció el 23-11-1997. El que fue un cofrade ejemplar en su Hermandad de los Estudiantes, quien ocupó varios cargos en la Junta de Gobierno y fue Hermano Mayor en 1954, y preparó el traslado de su gran Hermandad de los Estudiantes a la Fábrica de Tabacos, siendo el diseñador de los bellos guiones de la facultades de Derecho, Filosofía, Ciencia y Medicina.

Gracias a don Francisco Collantes de Terán, que realizó trabajos arqueológicos en la Ciudad de Itálica en el segundo tercio del siglo XX supuso un importante avance en los descubrimientos. Todas las excavaciones, la labor de conservación y restauración como el estudio de los materiales, han supuesto la base de investigaciones posteriores y lo que hoy se conoce como la ciudad romana.

Foto de fotografía-Sevilla.com