miércoles, 27 de mayo de 2015

El nombre del barrio de la Macarena.


El origen del nombre de este emblematico barrio de la Macarena está aclarado y a la vez no, la discusión sobre de dónde viene es un poco compleja, para unos griegas, derivada de la voz MÂkas, qué significa el afortunado, el alegre, y el feliz. Yo particularmente me quedo sin pensármelo com está, la griega. Pues no se puede definir mejor en como son los vecinos de este barrio al tener a la Madre de Dios, afortunados, alegres y felices por ver todos los días a esa Reina cuyo nombre es Macarena. 

Para otros el nombre es de Hércules, Macarisuena o Macaria, para otros romana, derivada del nombre propio Macarios y para otros andalusí, de la definición territorial Macarea o Magrana,  liándose más la cosa que un cigarrillo. Cuando también vinculan su nombre a un edificio paleocristiano, una basílica dedicada a San Macario obispo de Jerusalén en 312 a 324.

¿Que por qué es grande el Sevilla?


¿Y usted me lo pregunta, él porque es grande mi Sevilla? Pues mire, porque hay pocas cosas en la vida que lleven tanta pasión, ilusión, grandeza y nobleza. Y si no busque usted en Google Varsovia, que en vez de salirle sus vistas, le saldrá el himno del Sevilla y su bendita afición cantándolo, ¿y usted Me lo pregunta, cuando hasta en el escudo a tres Santos llevamos protegiéndonos de lenguas venenosas? ¿Y usted me lo pregunta?.

Mi Sevilla.


Mi Sevilla, gane o no gane ganará, porque  para un buen sevillista el nunca pierde, si no que se lo pregunten a sus tres primeros sevillistas de la historia, Isidoro, Leandro y Fernado...no ni ná.

La tunica del Señor de las Penas de Salvador Águila y Manuel Mendoza.


Bellísima túnica como toda la Cofradía al completo posee el Señor de las Penas, realizada en los talleres de Salvador Aguilar y Manuel Mendoza de Málaga, que fue donada por el hermano Amadeo Arias Jiménez.

Su diseño se inspira en los motivos tomados del rococó y grandes piezas de rocalla, con una ancha cenefa que borda  la parte inferior de la túnica y otras más estrechas adornan las bocamangas y el cuello, completando este precioso diseño pequeños motivos salpicados por el resto de la túnica. 

Como curiosidad comentar, que es la primera vez en el año 2001, que el Señor de las Penas procesiona con una túnica bordada. Sempre lo había hecho con una lisa de color morado.


La Custodia de Alfaro en Marchena.


En la soberbia iglesia de San Juan Bautista de Marchena, se encuentra la fantástica y aún más soberbia custodia procesional realizada en plata dorada por Francisco de Alfaro, obra anterior a la de Arfe de la Catedral sevillana, fechándose la de Marchena en 1575-1580 y la de Sevilla en 1579-1580. 

Esta custodia es una de las obras maestras de la orfebrería del Renacimiento español, realizada como hemos dicho por el orfebre Francisco de Alfaro en 1575. Custodia que muestra en sus dos cuerpos un repertorio iconográfico que abarca la historia de la salvación desde los precursores, los grandes personajes del Antiguo Testamento, hasta la Iglesia triunfante con los evangelistas y los Padres de la Iglesia. Un conjunto que es rematado por la figura de Cristo Resucitado, otra joya más y que la tenemos aquí, no en el extranjero. Pero como siempre la mayoría de las veces caen en el olvido por muchos .

Foto ABC.

El Cristo de la Vera-Cruz de la Campana.


No salen las palabras para definir a este maravilloso Crucificado, que si nos damos cuenta tiene un gran parecido con las imágenes de Juan Martínez Montañés "El Dios de la Madera" y el cordobés Juan de Mesa.

El Crucificado se acerca muchísimo en los rasgos al Cristo de la Buena Muerte de la Hermandad de los Estudiantes de la Universidad de Sevilla.
El rostro del Crucificado del Cristo de la Vera-Cruz, obra de 1610, tiene bastante parecido con otras imágenes de Montañés o Mesa y sin ser casualidad. Pues su autor, Juan Gómez fue clérigo, discípulo de Martínez Montañés y compañero de Juan de Mesa, quien dejó a Dios en San Lorenzo. 

Este bellísimo Crucificado, pasaría si no estuviera documentado con total seguridad a una obra segura del imaginero Juan de Mesa y Velasco, pudiéndose decir de Juan Gómez la famosa frase de Aristóteles: "El verdadero discípulo es el que supera al maestro".

Foto Universidad de Sevilla.

El retablo mayor de la Iglesia de San Juan Bautista de Marchena.


Este magnífico y portentoso retablo mayor de esta pequeña Catedral, cómo es conocida la iglesia San Juan Bautista de Marchena está considerado como una de las obras más importantes de la retablística sevillana del siglo XVI.

 Su estilo es gótico flamígero tardío, contiene diferentes pinturas y esculturas, siendo las primeras realizadas en tabla por el afamado pintor Alejo Fernández  las cuales representan pasajes de la vida de Jesús, así como diversos Santos, y la segunda obra de Jorge Fernández. Un retablo que muchas catedrales quisieran tener, pero lo tenemos aquí y no en el extranjero, por eso a lo mejor no es tan conocido por desgracia, porque muchas veces solemos visitar más cualquier país que los tesoros que aquí tenemos.

El escultor Coullaut Valera.


Nació el gran escultor Coullaut Valera el 12 de Abril de 1876, en el bellísimo pueblo de Marchena (Sevilla). Su padre fue ingeniero francés llamado Alfredo Coullaut, quien vino a Sevilla por motivos de trabajo y se casó con la marchenera María Teresa Valera y Díez de la Cortina, madre del artista.

De Lorenzo Coullaut Valera se pueden destacar grandes obras, como la imagen de la Inmaculada de la Plaza del Triunfo de Sevilla, el monumento de Cristóbal Colón en los Jardines de Murillo, el monumento dedicado a los Hermanos Álvarez Quintero y el monumento dedicado a Cervantes que se conserva en la Plaza de España, en Madrid. Un artista, que a pesar de todo nunca ha estado tan valorado como debería de estar.

Fraga y la Hermandad de la Macarena.


En Febrero de 1968, don Manuel Fraga Iribarne Ministro de Información y Turismo y Presidente de la Xunta de Galicia fue recibido como Hermano Mayor Honorario Perpetuo de la Hermandad de la Esperanza Macarena.

 Hasta ese momento, sólo cuatro personas habían tenido ese honor: Franco, Queipo de Llano y los cardenales  Segura y Bueno Monreal. Como siempre suelo decir, la Hermandad de la Macarena es toda al completo una gran Enciclopedia Verde de la historia de Sevilla.

No publicaré esto en grupos algunos, para que no entren indeseables insultando y confundiendo la historia con los ideales. Gracias y perdonen que no lo haga. Pero prefiero afrontar solo a estos energúmenos y no poner en compromiso a nadie de ningún grupo.

Como la vida misma. Juegos de Cofradías.


Igual que la serie juegos de Tronos, se podría hacer otra que se titulase Juego de Cofradías. Hay tantos capullos jugando en estas que no estaría mal.

Como la vida misma. Nacer imbécil.


Lo malo no es nacer imbécil, es ser un imbécil.

Confundir la historia.


Confundir la historia con los principios de uno y querer ignorarla, solo es de ignorante e imbécil.