lunes, 5 de junio de 2017

¿Existió Juan XX?


Aunque parezca mentira, no existió el Papa Juan XX, por alguna causa desconocida que el Vaticano decidió saltarse como suele hacer muchas veces, no sé si es porque no le gustó el número XX o por algún otro motivo que solo el Vaticano sabe. Pero no existió, porque no hay ni un solo dato que lo pruebe, aunque por ejemplo Juan XXI si, y busquen ustedes en libros o por las redes antisociales que todo lo que encontrarán es un enigma.

También hay que decir, que pudo haber existido Juan XX, y fuese asesinado al momento y tema zanjado. Pues hay que recordar, que no sería el primer Papa asesinado o envenenado de la historia.

Combatir el dolor de cabeza.


Dicen que el gran Pascal combatía el dolor de cabeza con problemas matemáticos. Hoy lo tendría que hacer con problemas de sueldo e hipoteca para llegar a fin de mes.

La portada principal del Palacio de San Telmo.


Llama la atención del Palacio de San Telmo su monumental portada de estilo churrigueresco, obra realizada en 1754 por Matías y Antonio Matías de Figueroa, hijo y nieto del conocido Leonardo de Figueroa.

La portada está compuesta por tres cuerpos, estando el de abajo compuesto por una puerta flanqueada por columna toscana a cada lado con fustes ornamentados, que sirve para sustentar su segundo cuerpo formado por un bello balcón balaustrado y rodeado con doce figuras alegóricas relacionadas con la náutica. Y rematando la portada San Telmo, el Patrón de navegantes flanqueado por San Fernando y San Hermenegildo, toda  una gran explosión de arte.


La estatua de Colón en la Cartuja.


Curiosa estatua de Colón nos encontramos en los jardines del Monasterio de la Cartuja de Santa María de las Cuevas de Sevilla, estatua que fue en encargada por la marquesa viuda de Carlos Pickman en 1887.

Al trasladarse Pickman a Sevilla fue quién transformó en una fábrica de loza y porcelana la Cartuja (esas son las fábricas que hoy nos harían mucho bien, no 10 McDonald's o 20 Burger King). Funcionando hasta 1932.

El azulejo de Doña Catalina de Ribera en los Jardines de Murillo.


Este bello monumento de Juan Talavera y Heredia se encuentra en los jardines de Murillo, presidiéndolo el retablo de Doña Catalina de Ribera, obra de Manuel de la Cuesta y Ramos, acompañado de unos frescos del conocido pintor Francisco Maireles. 

Dicho monumento tiene una placa que dice:
A la egregia fundadora del Hospital de las Cinco Llagas Doña Catalina de Ribera y Mendoza madre amantisima de los pobres a quienes dio su corazón y sus riquezas.

El sueño del patricio Juan de Murillo.


Este bello cuadro del patricio Juan de 232 x 522 centímetros, se encuentra en el Museo Nacional del Prado, obra realizada entre 1662-1665 por el pintor sevillano Bartolomé Esteban Murillo.

El cuadro como vemos, representa la primera parte de la leyenda donde la Virgen y el Niño se aparecieron al patricio Juan y a su mujer en sueños para pedirle que, con el dinero que le habían legado y con devoción edificase una Iglesia sobre el monte Esquilino. También por desgracia este cuadro fue expoliado por el muy cerdo Mariscal Soult, el que España recuperó pero no para ser devuelto a su lugar de origen, Sevilla.