martes, 5 de noviembre de 2019

La boca del león de Triana.



De historias curiosas está Sevilla llena por todos sus rincones, las que más de una vez habremos visto y no le hemos echado cuenta. Como la muy conocida para muchos y otros no boca del león de Triana, pequeña escultura de piedra blanca junto al Puente de Triana, en la parte que da a la conocida calle Betis que es la boca de un león y que al no hablar  gracias a Dios no nos da sermones como nuestro golfos políticos.

Dicha escultura del Rey de la Selva no está para decorar el lugar, para nada. La escultura está en el lugar porque antiguamente cumplía la función de saberse por ella si habría inundaciones cuando crecía el bello Guadalquivir.

Un león que ha dado en decir a muchas personas mayores cuado se le ha preguntado "¿Por donde va el agua?": "Le falta una cuarta por llegar a la boca del león". Porque si llegaba venía pronto una inundación. Un León que deberían de ponerlo en la casa de algún corrupto político para que se me inundase la casa y...

El fantasma de la Facultad de Bellas Artes de Sevilla.



Como en otros muchos edificios de Sevilla, en la Facultad de Bellas Artes dicen haber visto presencias paranormales. Como otros sucesos extraños que se siguen dando sin poderse explicar, lo que ha hecho que más me de un guardia de seguridad abandonase su puesto.

Uno de los sucesos más conocido de la Facultad es el del joven Santiago, que trabajaba como modelo de la Facultad y pasado el tiempo trabajó de mantenimiento de la misma.

Según dicen, que Santiago falleció oficialmente en su casa de un infarto. Pero la misma noche en que murió unas limpiadoras percibieron que las yedras de la Facultad de Bellas Artes habían sido arrancadas y también oyeron extraños ruidos. Por lo que desde entonces se suelen suceder bastantes fenómenos paranormales, llegando a tanto que hasta la Universidad abrió una investigación paranormal por primera vez. ¿Será Santiago el que sigue por los pasillos de la Facultad?.

La leyenda del Gambrinus de la Cruz Campo.


Hablaremos más de una buena compañera como es la cerveza que de una buena bebida, la cual casi todo el mundo al menos aquí en el Sur conoce y se llama Cruz Campo. Cerveza que tiene sus orígenes en 1904 y no precisamente en Sevilla, sino en el Puerto de Santa María gracias a los hermanos Tomás y Roberto Osborne, los que  decidieron ampliar su gran negocio de vino y expandir su mercado con la rica cerveza y muy fiel compañera, algunas veces hasta mejor que cualquier otra compañía.


Eligieron Sevilla los hermanos del Puerto de Santa María por la gran calidad de sus aguas, viniéndole el nombre a la cerveza del templete de la Cruz Campo, el que está cerca de la conocida fábrica. Por eso su primer logo sería el conocido monumento que vemos en la foto, y más tarde sustituido por el simpático y entrañable amigo Gambrinus, el que usted bien conoce pero a lo mejor no sabe su leyenda.


Ganbrinus según una de las leyendas que tiene dice, que fue un joven aprendiz de vidriero que se enamoró de una joven llanada Flandrine y que nos recuerda a un nombre flan. Pero al no corresponderle ella se fue hacia el bosque para suicidarme, algo que nadie debe de hacer por ninguna persona pero así es la vida y cada uno en ella un mundo. Una vez en el bosque se le apareció el Diablo (no nuestros políticos aunque sea lo mismo) y le propuso dos pacto: cambiar su alma por un don para enamorar a la joven dándole el don de ser un gran bailarín pero que de nada le sirvió porque ni así lo consiguió nuestro amigo el cervecero. Por eso el segundo pacto fue el de darle una mágica bebida para olvidarla, la cerveza. Así es como los dueños de la fábrica de la Cruz Campo eligieron este mito germánico para su archiconocida bebida.


Decir antes de terminar, que si usted al igual que yo se quiere tomar 25 cervezas acompañada de unos bueno chicharrones o un buen queso y jamón luego no conduzca mamón. Porque esa alegría provocada por la cerveza en su mente puede ser la causa de la tristeza de por vida de cualquier familia que sea avisada por teléfono que su hijo ha fallecido en accidente por culpa de usted que no ha tenido ninguna prudencia ni ha razonado para dejar el coche aparcado o en su casa. Ya saben, pueden beber y pasarlo del carajo pero siempre con sentido común y mucha responsabilidad.

La Alhambra de Paradas.



Tal como leen, la Alhambra de Paradas, la que hizo una réplica José Luis Rmero Núñez vecino del pueblo en su casa particular y que tardó 12 años. Toda una auténtica joya de un sueño que se convirtió en realidad.


La casa se llama "Carmen de los Arrayanes", la que está situada en el número 8 de la calle Larga, en la que podemos disfrutar el trabajo de este buen hombre de Paradas. Siendo él mismo el que diseñó su arquitectura después de haber bisitado muchísimas veces la Alhambra granadina y codearse con grandes experto en el estilo nazarí.


Es la casa de José Luis Núñez tan especial, que se ha convertido en uno de los principales atractivos turísticos del pueblo sevillano de Paradas. Una casa que tiene tantos curiosos que se acercan a visitarla, que ha tenido José Luis que poner un horario de visita los viernes y sábados por tener ese encanto único de la Alhambra de Granada. Todo un gran trabajo y merecedor de un premio por patrocinar el arte de tan bella manera.