jueves, 28 de julio de 2016

Si bebes.


Y dijo el bohemio: Sí bebes no conduzca, no andes mucho, no te esfuerces. Pues que me lleven coño.

Mi Coronel.


Todavía recuerdo las sabías palabras de Coronel de mi Batería que tuve que acompañarlo a Puerto Real a recoger a su hija, la cual estaba tan buena que era para haberse quedado 10 años pero con el Coronel, no sean mal pensado. Cuando el Jefe le dijo a un chusquero que no pasaba nada que yo fuera en el coche oficial en bañador y un polito a juego, que no iba a jurar bandera y que el chaval no tiene porque ir incómodo, a lo que le contesté a mi Coronel, que iba así para no agobiar a su hija con el uniforme igual que el. Todavía nos estamos riendo, que gran militar COÑO.

Me gustaría.


Y dijo el bohemio: Me gustaría que el mar fuera cerveza, los ríos de tinto con casera o sin casera y sus orillas entrecot de buey.

Acepto.


Si Rajoy no acepta la investidura yo la acepto, y si salgo todos invitados a Cerveza.

Banco.


Todo un misterio. Este es el único banco que no le roba, pero si usted hace manitas con su pareja y se le cae la cartera en el banco y yo me la encuentro se la voy a devolver dentro de 20 años.

La política.

La política es como el fútbol, que sólo hay dos equipos que todo lo ganan. No hay más...

La Coronación de la Virgen en la Iglesia de San Buenaventura.


Podemos ver en un retablo de la Iglesia de San Buenaventura este bellísimo altorelieve de la Coronación de la Virgen de escuela sevillana del siglo XVIII, la cual recibe la Corona de Reina de manos de Dios y su Hijo Jesús rodeándola una nube de Ángeles.

Se encuentra en el banco de dicho retablo la imagen Santa Genoveva.

Coronación de la Virgen en la Iglesia de San Buenaventura.

La Virgen de Guadalupe en Sevilla.


Como ya sabemos, la Virgen de Guadalupe se apareció al indio Juan Diego en el cerro del Tepeyac, siendo los misioneros franciscanos los que divulgaron esta devoción mexicana, de la que llegaba a Sevilla cientos y cientos de copias para particulares, conventos e Iglesias. Tantas copias llegaron en los barcos de India que venían al puerto de  Sevilla, que tenían una pequeña alacena para traer los lienzo enrollado a la que  llamaban Guadalupana.

La devoción a la Virgen de Guadalupe se extendió por Sevilla en el siglo XVII y principios del XVIII, cogiendo un gran auge con otras devociones antiguas.

Se representa a la Virgen en el centro de pie, sobre una media luna con rayos de luz, Ángeles, manto azul salpicado de estrellas y cubriéndose la cabeza igual como las mujeres indias, llevando en las esquinas del cuadro cuatro historia que representan a la Virgen apareciéndose al indio, la llegada de Juan Diego ante el Obispo Zumárraga, el poncho con la imagen pintada de la Virgen con flores y una curación milagrosa a un enfermo. Esta devoción no está hoy en su mejor momento, esperemos que con el tiempo vuelva casi a lo que fue.

Virgen de Guadalupe de la Basílica de la Macarena. Foto de Rafaes.

Apellidos Gordos.


Y dijo el bohemio: Me gustaría ver por aquí las condolencias y bonitas palabras cuando se muera un jornalero o algún trabajador normal, que son los que siempre levantaron a una España caciquil y aún hoy la siguen levantando pero no tienen Apellidos Gordos.

Asqueroso.


Asqueroso ver por aquí como alaban a mal nacidos sin conocer lo que hicieron en vida. Asqueroso.

Tierra de caciques.


Caciques que no hicieron nada por Andalucía sólo follarse a todo lo que se movía y son venerados. Tierra extraña y acostumbrada a lo mismo, a una esclavitud que aún hoy sigue.

Caciques.


En esta puta tierra todavía alabamos a los caciques, así nos va, como un MOJÓN.