miércoles, 23 de septiembre de 2015

Una pintura de Semana Santa para el Duque de Montpensier.


Realizó el extranjero francés Alfred Dehodencq en 1851 por encargo del duque de Montpensier dos pinturas, una profana y otra religiosa para los salones del Palacio de San Telmo, que el Duque de Montpensier quería tener de Sevilla para recrearse en ellas.

La pintura profana la plasmó el artista Dehodencq con un baile de gitanos en los jardines del Alcázar, mientras que la religiosa fue titulada como, "Una Cofradía pasando  por la calle Génova". Una joya de la época romántica llena de detalles como vemos en la foto, Cofradía que entra por la calle Génova procedente de la plaza de San Francisco  con un primer paso de Cristo acompañados de nazarenos vestidos de negro, y en segundo lugar el paso de la Virgen entre una gran masificación igual que hoy de gente sentada y de pie, no sabiéndose el nombre de la Hermandad plasmada en el cuadro.

 Una pintura, que igual que hoy y siempre estuvieron al alcance solo de unos pocos.

Cuadro perteneciente al Museo Thyssen.

Dos pinturas del XVII de los pasos de la Hermandad del Silencio.


Se encuentra en la Archicofradía de la  Hermandad del Silencio unas pinturas que parecen ser de las primeras obras pictóricas relacionada con la Semana Santa de Sevilla, las que vemos en las fotos del paso de Jesús Nazareno y de la Virgen de la Concepción, siendo ambas del último tercio del siglo XVII.

En la pintura de la Virgen de la Concepción vemos un palio sostenido por seis varales, iluminado por cuatro faroles en la parte delantera y bambalinas bordadas, viéndose a la Virgen con un vestido blanco, con corona y sobre sus manos un paño en  el que figura la corona de espina de Cristo con una media luna a los pies. Mientras en el paso de Jesús Nazareno vemos una bellísima canastilla dorada y adornada con pequeños ángeles pasionarios,  cuatro faroles en cada esquina y la monumental imagen del Nazareno de Ocampo sobre una peana con cuatro velones que lo iluminan.

 Dos pinturas con mucha historia, las cuales han servido de estudio sobre la evolución de los pasos en nuestra Semana Santa.


Pasos de la Hermandad del Silencio.


El Nazareno de la Macarena de José García Ramos.


Magistral pintura del  irrepetible pintor José García Ramos, la cual se titula "Nazareno dame un Caramelo" (hoy más de un Nazareno debería de dar en vez de un caramelo un ciriazo en la cabeza a más de uno) en fin, a lo que vamos.

Esta conocidísima obra es de finales del siglo XIX, en la que vemos unas pinceladas de una gran soltura y colorista con un Nazareno de la Hermandad de la Macarena mirando a unas jóvenes.

El cuadro está considerado como uno de los mejores en representar a un Nazareno, teniendo la suerte la Hermandad de la Macarena  que el representado sea el suyo. Y como curiosidad antes de terminar diremos, que el tema preferido del pintor García Ramos fue el costumbrismo, por eso no me extraña nada que le salieran grandes obras como ésta.

Cuadro de "Nazareno dame un Caramelo" de José García Ramos de la colección Bellver.