viernes, 29 de enero de 2016

Siempre escribe.


Siempre escribe igual que el que más habla un cagao.

Virgen de la Victoria.


Virgen de la Victoria, que batalla más grande ganó en el arte quien te hiciera. Reina de Dolorosas, que Tu Triana, orgullosa se siente de tenerte como a su Reina.

       Foto de Rafa Soldado.

Giralda.


Mi Giralda, la que más sabe de historias y mejor ve a Sevilla. Cuerpo elegante, esbelto y majestuoso, que ya quisiera la fea torre Pelli.

               Foto de Ayala.

Un mojón.


Y dijo el bohemio: Un mojón para usted como el Peñón de Gibraltar.

La grandeza.


La grandeza de una Basílica, la cual se queda pequeña con tan grandes dueños de la misma, el Señor de la Sentencia y la Virgen Macarena.

   Foto de Francisco Narbona Soto.

El Niño Jesús de la Pastora de Capuchinos.


Maravilloso es el Niño Jesús que lleva la Pastora de Capuchinos en su paso de pie, el cual porta una ovejita sobre sus hombros. 

Este Niño mide 0,46 m. obra del grandísimo imaginero Cristóbal Ramos en el siglo XVIII. Como curiosidad comentar, que esta sublime imagen del Niño tiene una colección de trajes y túnicas, toda una joya que pasa a formar parte del inmenso patrimonio de Niños Jesús de esta Tierra de María Santísima.

Niño Jesús de la Pastora de Capuchinos.

Dolor.


Uno de los rostros que mejor expresan el Dolor de la Virgen, donde parece que su creador Blas Molner, se trasladó al tiempo en que la Virgen caminaba por la calle de la Amargura para plasmarlo y dejarlo en el barrio de San Vicente.

Beso.


Beso traicionero y ruin traiciona al Hijo de Dios. Hoy este beso, se sigue dando a diario por muchos Judas que de él hacen su mejor arma.

              Foto de Rafaes.

Entre desconchones


Entre desconchones por el paso del tiempo, sigue levantando pasiones el Cristo de San Bernardo .