miércoles, 2 de octubre de 2019

La leyenda del arcediano y el zapatero.



Fue en tiempos del Rey Pedro I, cuando un arcediano de la Catedral de Sevilla mató a un zapatero, por lo que l hijo del asesinado pidió justicia. Pero antes se juzgaba de forma distinta a la Iglesia y al pueblo, beneficiándose como es normal siempre los clérigos. Por eso la condena que le impusieron al acrediano sólo fue un año sin decir misa. Nada para lo que hizo.

Viendo el hijo del zapatero tal injusticia, apeló a la justicia del Rey Pedro I, el Justiciero, como lo llamó Felipe II, a quien le expuso el caso. Diciéndole el Rey: ¿Serás tú hombre para matarle? Respondiendo el joven que si, siendo entonces cuando el Rey le dijo que lo hiciera, y sin pensárselo, al día siguiente en la procesión del Corpus le dio dos puñaladas al arcediano que lo llevó al otro mundo.

Al instante como es normal, el hijo del zapatero fue prendido por la guardia del Rey y llevado ante este y el juez de la Iglesia. Preguntándole al joven el porque había matado al arcediano, y respondió: Señor, el mató a mi padre y aunque pedí justicia no me la dieron. Y fue cuando saltó al instante el juez de la Iglesia diciéndole que si se había hecho justicia, preguntando el Rey ¿que justicia? Y el el juez de la Iglesia le dijo que se le había condenado a no dar misa durante un año, tajando Pedro I al juez con su sentencia: Pues yo, condenó a este hijo del zapatero a no cocer zapatos durante un año. Por eso es justiciero y no como algunos lo llaman el cruel, porque escuchaba y se involucraba en los problemas, esos que hoy nuestros vomotivos políticos se quitan de encima.

Curiosidades cofradieras. Jarras del Palio de la Virgen de las Angustias.



Fue un 3 de Abril de 1953, cuando la Virgen de las Angustias de la Hermandad de los Gitanos estrenó en su Palio un juego de jarras en metal plateado realizado por el gran orfebre Eduardo Seco Imberg.

Curiosidades cofradieras. Azulejos de la Hermandad de los Gitanos en San Román.


Fue el 3 de Abril de 1955, cuando en la fachada de la Iglesia de San Román se instala un retablo cerámico con la imagen de Nuestro Padre Jesús de la Salud, obra realizada por el gran artista Antonio Morilla Galea.

Foto de retabloceramico.



También se instaló este mismo año antes citado el de la Virgen de las Angustias, obra también de Antonio Morilla Galea. Pero instalándose el 12 de Septiembre. Hoy estos azulejos ya no están en San Román por no residir la Hermandad en esta Iglesia.

Curiosidades cofradieras. El San Juan de la Hermandad del Silencio.



Fue en 1971, cuando el imaginero Juan Abascal Fuentes restauró la imagen de San Juan Evangelista de la Hermandad del Silencio, el que le quitó los listones de madera del candelero y se los puso de aluminio para reducir su peso.

Curiosidades cofradieras. La Cruz de Guía de la Hermandad del Silencio.


Foto ABC.


Fue el 30 de Marzo de 1804, cuando la Hermandad del Silencio sacó en su cortejo la actual Cruz de Guía, la que llaman sus hermanos la Santa Cruz de Jerusalén.

La Cruz está realizada en madera de caoba con aditamentos en plata de ley y cuatro pequeñas cruces de Jerusalén, cartela con el INRI y el escudo de la corporación.