sábado, 3 de junio de 2017

Fray Julián de Alcalá y la ascensión del alma de Felipe II de Murillo del convento de San Francisco .


Este maravilloso cuadro de 170 x 187 centímetros representa a Fray Julián de Alcalá y la ascensión del alma de Felipe II No confundir con Diego de Alcalá, obra magnífica del pintor sevillano Murillo y realizada hacia 1646, muy poca conocida.

La portentosa obra formaba parte de una serie de lienzos que a Murillo encargaron para el claustro chico de convento de San Francisco de Sevilla, donde fueron colocados. 

Estos cuadros fueron expoliado en 1810 por el cerdo y muy ratero mariscal francés Soult, los que hoy se encuentran por diferentes naciones y algunos totalmente perdidos o en alguna pared de un ricachón cabrón que no lo ha devuelto a Sevilla, su lugar de origen.

El cuadro de San Julián de Alcalá se encuentra actualmente en el Sterling and Francine Clark Art Institute de William town Massachusetts (vaya nombrecito). Un cuadro que a pesar de ser una obra maestra, tiene la gran curiosidad de representar al poderoso rey Felipe II, donde Fray Juan de Alcalá muestra a varios personajes la ascensión al cielo del alma del Rey.