sábado, 4 de abril de 2015

Nada ha terminado.


Nada ha terminado, solo quedan 351 días para el Domingo de Ramos.

La Plaza del Pozo Santo de Sevilla.


Toma esta plaza el nombre del Pozo Santo porque existía en la esquina un pozo público, de donde tomaban el agua los vecinos para su casa. Donde ocurrió que un niño jugando se cayó desde el brocal al pozo, salvándose milagrosamente y desde entonces se denominó El Pozo Santo.

Cuentan que cuando el niño cayó al pozo el agua creció prodiguiosamente, y que el niño flotando salió por su pie, milagro que se atribuyó a la Virgen.

Salir a la calle en la Madrugá.


Para salir a la calle en la Madrugá hay dos opciones: salir con Superman o con un Tanque. Manda cojones la poquisima seguridad que tenemos señores del Ayuntamiento y del Desordenado Consejo.

El Gran Consejo.


Si, El Gran Consejo, no el coñac Gran Duque de Alba. Si este primero no toma pronto medidas con el tema de los horarios o desvíos de las Hermandades de la Madrugá yo particularmente no sacaba un paso a la calle, porque entre el desorden, niñaterío, gamberrismo y botellonas es para pensárselo señorones del Gran Consejo.

A los Cofrades en general.


Si quieren ser feliz con vuestra Cofradía amenla desde fuera, porque tal como se está poniendo la cosa es mejor no entrar.

La Semana Santa.


La Semana Santa nunca termina, descansa para empezar de nuevo.

Foto de Francisco Narbona Soto.