domingo, 10 de septiembre de 2017

Dijo Muñoz y Pabón.


Hay vocaciones en este mundo,  y la de Armao también tiene su vocación. No se equivocó.






Azulejos de la Hermandad de Jesús Despojado.


Esto bellos retablos cerámicos están dedicados a Jesús Despojado y la Virgen de los Dolores y Misericordia, los que podemos ver en la Capilla de Nuestra Señora del Mayor Dolor. Ambos azulejos fueron realizados por José Jaén.

Azulejo del Cristo del Amor de la calle Escoberos.


Este precioso azulejo del Cristo del Amor del Salvador se encuentra en la sevillana calle Escoberos, obra realizada en la Fábrica de Julio Laffitte en 1917.

Foto Google heart.

Azulejo de la Macarena en la calle Escoberos.


Este bellísimo azulejo se encuentra en la Macarena calle Escoberos, obra realizada por Enrique Mármol Rodrigo en 1930.

El azulejo está en la fachada del edificio que fue mandado construir por el comerciante ( los que cada vez van quedando menos ) Ramón Lavanda.

Foto de Google heart.

El Callejón de las Moradas.


El Callejón de las Moradas se encuentra cerca a la Plaza de Santa Cruz al final de la calle Santa Teresa, donde podemos ver su nombre sobre el arco. Un rincón bastante escondido y apartado del bullicio de los guiris que transitan por el barrio como Pedro por su Casa.

Toma el nombre de las Moradas el Callejón por estar colindante al Convento de Santa Teresa, siendo Las Moradas el último libro que escribió la mística Santa Teresa en 1577.

La carpintería de Manuel Casana.

Nació Don Manuel Casana Gómez en Córdoba el 23 de Enero de 1880 y falleció el 24 de Diciembre de 1952, quien se afinco en Sevilla desde muy joven llegando a ser un conocido industrial de la madera.

 Regentó un taller de carpintería en Nervión en la calle Santo Domingo de la Calzada, edificio de estilo regionalista proyectado por el arquitecto Don Aurelio Gómez Millán, donde se puede ver en la parte superior un azulejo con el texto Carpintería M. Casana.

En su profesión Casana dedicó muchísimo más tiempo a la faceta religiosa que a otra. Pues fue un gran cofrade y perteneció a bastantes Hermandes, todo un capillita como se suele decir, siendo la Hermandad del Amor a la que más quiso el artista. Si trabajo para muchas Hermandades fue también a causa de todas las pérdidas que estas sufrieron durante la Guerra Civil, por esto haría altares, retablos y parihuelas, obras que dejó en Sevilla al igual que otros artistas de la época.

Hoy nos queda en Nervión del gran artista Manuel Casana el recuerdo del nombre de su carpintería y una calle que le pusieron en 1953, un año después de su fallecimiento.

Defender a España.


Maravilloso defender a España cuando se tiene un puesto privilegiado por enchufe importándote todo un CARAJO. Así cualquiera señores, lo que hay que hacer es arreglar y no desarreglar, para así tener entre todos unos ideales acordes, no desacordes.