sábado, 3 de febrero de 2018

La Custodia de la Catedral de Sevilla.


La maravillosa y portentosa Custodia del Santísimo Sacramento de la Catedral sevillana es una de las más lograda en este arte de toda España sin duda alguna, obra realizada en plata de ley, en estilo renacentista por Juan de Arfe Villafañe entre los años 1580 y 1587, con una altura de 3,25 m y casi 350 kilos. Custodia que está formada por cuatro cuerpos.

El primer cuerpo está sobre basamento, con doce columnas jónicas pareadas con fuste, adornos florales y grutescos. Como también vemos a Ángeles y en medio del conjunto a la Inmaculada Concepción y sobre el zócalo las figuras de los cuatro Padres de la Iglesia, Tomás de Aquino, el Papa Urbano IV más treinta y seis escenas eucarísticas del Antiguo y Nuevo Testamento.
El segundo cuerpo se sitúa sobre basamento formada por columnas apretadas de estilo corintio, y entre estas doce querubines con instrumentos de la Pasión. En el centro se sitúa el viril donde se coloca el ostensorio con Jesús Sacramentado, pieza realizada en oro en el siglo XVIII.
El tercer cuerpo está formado por doce columnas pareadas y unidas por arcos, más doce columnas detrás de las de mayor tamaño unidas también por arcos. En el centro se encuentra el Cordero Apocalíptico sobre el libro de los Siete Sellos, y el cuarto cuerpo tiene la Santísima Trinidad, rematado por linterna y la figura de la Fe, que está formado por doce columnas pareadas y detrás de estas otras doce de menor tamaño. Toda una joya de la que toda Sevilla se puede sentir orgullosa de tener en su inmenso patrimonio.