domingo, 17 de junio de 2018

El retablo de San Antonio de Padua y el azulejo de la Hermandad de los Negritos en el Convento de Santa María de Jesús.



Este interesante retablo dedicado a San Antonio de Padua se encuentra en el muro de la Epístola de la Iglesia del Convento de Santa María de Jesús, siendo la imagen del Santo atribuida al taller de Pedro Roldán en el siglo XVII.

Si nos fijamos bien en la foto, veremos un azulejo a la izquierda del retablo, en el que la señera y antigua Hermandad de los Negritos nombran Camareras Honorarias Perpetuas a las Hermanas Clarisas. Como siempre digo, la historia de nuestras Hermandades esta en cualquier rincón de Sevilla.

El arte.


El Arte está idiotizado hoy no por unos cuantos palmeros pelotas, sino por miles de imbéciles que se creen en posición de su imbecilidad.