domingo, 18 de junio de 2017

Vivimos en una sociedad.


Vivimos en una sociedad putera, degenerada y muy guarra.

El San José y la Virgen de Montañés de San Antón Abad.


Estas dos imponentes imágenes de la Virgen y San José son obras atribuidas al maestro Juan Martínez Montañés. 

Dichas imágenes provienen de la comunidad carmelita del Santo Ángel de la Guarda, las que a pesar de estar tan cerca del retablo mayor de la Iglesia de San Antón Abad son bastante desconocidas para muchos capillitas.

Destaca de estas imágenes la gran calidad de su policromía, como el color azul y el rojo con su estofado. La  Virgen si nos fijamos bien, al menos a mí, me recuerda su rostro al de la Cieguecita de la Catedral sevillana, obra maestra en el tema de la Inmaculada y realizada también por Montañés.

San José.


La Virgen.

El retablo mayor de la Iglesia de San Antón Abad.


Este bellísimo retablo es de estilo barroco del siglo XVIII, con banco, un solo cuerpo de tres calles y ático, estando presidido por la portentosa imagen de Jesús Nazareno, obra de Francisco de Ocampo en 1610.

En las calles laterales del retablo vemos a Beato Juan de Prado y San Antón, ambas imágenes del magnífico imaginero utrerano Francisco Antonio Ruiz Gijón. Y en el ático la SANTA CRUZ con dos imágenes.

Los azulejos del Nazareno y la virgen de la Concepción.


Dos bellísimos azulejos podemos ver en la Iglesia de San Antón Abad; uno el de Nuestra Señora de la Concepción en la calle Alfonso XII, obra de Alfonso Chaves Tejada de 1966, y el otro de Jesús Nazareno en la calle Silencio de José Macías de 1921.

Azulejos de los Titulares de la Cofradía.


La portada de la Iglesia de San Antón Abad .


Elegante portada de la Iglesia de San Antón Abad podemos ver en la calle Alfonso XII, por dónde se entra a un precioso compás. 

Esta portada es obra de Antonio Díaz en 1730, en la que vemos en el remate una pintura al fresco en una hornacina de San Diego de Alcalá y a sus lados los escudos de las órdenes Franciscana y Dominica.

Tarde fresquita.


Esta la tarde de fresquita para darle a más de un imbécil unos cuantos mantecados con anís de la Mona.

Silla o butaca.


Silla o butaca, depende como quiera usted llamarla y que en la playa, algún conocido o un porculero se la pone al lado para molestarlo el ratito que esté.

Simón el Mago.


Simón el Mago quiso comprarle a los Apóstoles Pedro y Pablo el don de hacer milagros, por lo que Pedro lo hecho y le dijo:
¡ Que tu dinero desaparezca contigo, dado que has creído que el don de Dios se adquiere a precio de oro!

El amigo Simón el Mago fue como un profeta, como también fue el fundador del gnosticismo, el que se ayudaba de los trucos de magia para captar adeptos (esa que todavía hoy nos la hacen muchos sinvergüenzas). Dicen de Simón, que para demostrar a Pedro que él podía sin ningún problema subir a los cielos lo hizo, y Pedro rogó al Todopoderoso para que fuese castigado por su atrevimiento,  cayendo al momento el Simón de los cojones y dando un trancazo contra el suelo que ni os cuento.

Se vende botellines.


Se venden botellines de la Cruzcampo pero vacío. Si los quieren llenos ir al Bar tacaños.

Dos verdades en la vida.


En la vida hay dos verdades, que te mueres y no vuelves para ver a los indeseables que conociste.