jueves, 15 de enero de 2015

El paso de los Gitanos de 1946.


Estreno Nuestro Padre Jesús de la Salud de la Hermandad de los Gitanos un paso en 1946, diseñado y de estilo rococó por Guillermo Bonilla ejecutado en el taller de Juan Pérez Calvo, siendo su talla de Rafael del Toro con candelabros de guardabrisas. Un paso que fue conocido por el de las cortinillas de sus csrtelas. 

El paso fue vendido a la Hermandad del Santísimo Cristo del Confalón de Écija, el cual procesiona al misterio de la Flagelación todos los Jueve Santo en la Ciudad de las Torres.

El palio de 1888 de la Hermandad del Calvario.


Fue en 1888, cuando Rodríguez Ojeda bordó a la Hermandad del Calvario un palio y manto en terciopelo azul, con bordados de la etapa inicial del maestro. Palio que estuvo con la Hermandad hasta 1916, que estrenó otro en terciopelo granate de cajón.

 El manto fue sustituido en 1902 por uno diseñado por Guillermo Muñiz y bordados por las famosas Hermanas Antúnez, siendo vendido en 1915 a la Hermandad de Jesús Nazareno de Lora del Río, la cual lo vendió en 1924 a la Hermandad de la Columna de Carmona, luciéndolo su Titular la Virgen de la Paciencia, esa que no tenemos casi ninguno en estos tiempos tan ajetreados.

Palio de la Virgen de la Paciencia de Carmona.

La Hermandad de los Niños Perdidos en el siglo XVI.


La pobreza infantil de niños marginados se puede decir  que siempre existió, hasta en nuestros días por desgracia vemos tela de esto. Por eso hacia 1589, unas cuantas personas de buena fe decidieron formar una Hermandad  con el nombre del Santo Niño Perdido, la cual sin el apoyo de las autoridades y no como hoy algunas que sacan más tajada para ellos que para los necesitados, se sostenían únicamente del dinero de los hermanos y las limosnas que recogían, para prestar servicio a esos niños desamparados hasta por el mismísimo Dios.

Los hermanos de la congregación redactaron los estatutos y empezaron a llevar a cabo su labor, que consistía en ir por las calles algunos hermanos e intentar de encontrar algún niño desamparado por las noches,  protegido en algún portal del frío y otras muchas cosas más, siendo al instante de ser encontrados llevados a la casa alquilada y humilde que habían cogido para guardar a todos estos Inocentes de la vida. Una labor que ya quisieran muchos hacer hoy,  que solo hacen de boquilla.

El pintor Juan del Castillo.


Nació Juan del Castillo en 1584, siendo desde muy joven cuando empieza su inclinación por el dibujo, el cual aprende bajo la dirección de Juan Fernández. Tuvo Juan del Castillo a un hermano pintor, llamado Agustín del Castillo, haciendo Juan una gran producción de cuadros en su juventud, los cuales se encuentran una gran mayoría perdidos por desgracia. 


Alcanzó Juan del Castillo una grandísima fama no como muchos se piensan por su pintura, sino por haber sido el pintor sevillano maestro de artistas de la talla como Murillo, Zurbarán, Alonso Cano y Pedro Moya, lo que hizo que acudieran a el muchísimos discípulos, siendo su academia de las famosas con aquella que tenían Roelas, Herrera y Francisco Pacheco. De sus cuadros se encuentran bastantes en Sevilla repartidos por Iglesias, Conventos, particulares y como no, en el magnífico Museo de Bellas Artes de la Capital sevillana.

Cuadros del retablo del Convento de Montesión en el Museo de Bellas Artes.

Un día como hoy. Crucifijo de Sam Agustín.


Un día como hoy 15 de Enero de 1990, la Hermandad de San Roque agrega la advocación del Santo Crucifijo de San Agustín.


Un día como hoy.Capilla de los Marineros.


Un día como hoy 16 de 1959 comienza las obras de reconstrucción de la Capilla de los Marineros, sede de la Hermandad de la Esperanza de Triana.