martes, 19 de enero de 2016

Mentira.


No hay mayor mentira, que la que uno se cree queriendo.

Templarios para la Madrugá de Sevilla.


Como sabrán o no,  el origen de los Caballeros del Temple se remonta al año 1119, cuando los caballeros, la mayor parte de ellos perteneciente a la nobleza francesa de la Champaña y la Borgoña (que suena a pizza y nada tiene que ver), tomaron la decisión de abandonar sus riquezas y posiciones y viajar a Jerusalén. 

Su objetivo no era otro que el de proteger las rutas de los peregrinos que iban y venían de la antigua ciudad frente a los ataques de los sarracenos.

Y ustedes se preguntarán a que...viene todo esto de los Templarios con la Madrugá de Sevilla, si, llevan razón. Pues viene, que no sé cuantas noticias ya he leído sobre la problemática Madrugá sevillana, decidiendo que pasaré ya de seguir este puzzle gigante de informaciones que  parecen imposible de hacer, perdón, de entender. 

Por eso me refiero a los Templarios, porque la Madrugá de Sevilla necesitaría a unos como ellos. Pero a lo cofrade, Cofrades Templarios, nueve que decidieran abandonar sus riquezas y posiciones y no viajar en el caso de los Templarios, sino centrarse en la Madrugá y solucionar los problemas que cada vez son más y sobre todo, proteger como los Templarios las rutas, que en este caso sería el malestar que está creando todo esto a los Cofrades de Sevilla y Cofradías con todos sus avíos, para protegerlo a todos de miles de ataques por lenguas cofrades envenenadas y no sarracenos.

Foto ABC.

Un poco de historia sobre la Hermandad de la Mortaja.


Dos versiones de su fundación hay sobre la grandiosa Hermandad de la Mortaja: una que la Cofradía procede de un hospital llamado Nuestra Señora de la Piedad, cuyos componentes eran corredores de bestias de carga (no de bestias humanas, que también las hay) en 1518, y la segunda el hallazgo de una imagen de la Virgen con su Hijo muerto en el hueco de la torre de la Iglesia de Santa Marina, imagen que conserva la Hermandad y que por esta se creó. 

La Hermandad en 1592, toma carácter penitencial aprobándole Reglas el Cardenal Rodrigo de Castro y advocando a la Virgen como de la Piedad  procesionando el Viernes Santo.

En la Cofradía de la Mortaja también entraron hermanos del gremio de la seda hacia 1748 o 1750, los que aportaron muchos bienes y enseres a la Cofradía convirtiéndola en una de las más importantes de Sevilla. Cofradía que a comienzos del siglo XVIII formó nuevas Reglas que establecían la salida el  Viernes Santo llevando dos pasos: un Sol eclipsado y el grupo de la Piedad, para en las Reglas aprobadas por el Consejo de Castilla en 1793 cambiar el título y llamarse de Nuestro Padre Jesús Descendido de la Cruz y Nuestra Señora de la Piedad, dónde ya sacaban los famosos dieciocho ciriales.

Dejó de salir el paso alegórico del Sol en el siglo XIX, participando dicha Cofradía en el primer Santo Entierro Grande  celebrado en Sevilla en 1850. La Cofradía residía en Santa Marina y compro su Capilla a la Parroquia en el siglo XVII. Pero al incendiarse en 1936 la Iglesia la Hermandad se trasladó a la Iglesia del desaparecido Convento de la Paz, donde actualmente sigue hoy con sus maravillosas imágenes, las cuales fueron salvadas aquel 18 de Julio de 1936 por ser escondidas en casas de hermanos de la Cofradía. 

Y Antes de terminar comentar, que referente a los ciriales que antes mencionamos, son  dieciocho como símbolo de las persona que asistieron al Entierro de Cristo.

La Mortaja.

Si en el mundo.


Si en el mundo hay un rostro más hermoso que el tuyo, que no me lo expliquen ni me lo digan siquiera. Porque no lo entendería.