martes, 1 de agosto de 2017

Santo Domingo de Guzmán y San Francisco de Asís de Sebastián de Llanos Valdés de la Catedral.


Esta bella pintura de Santo Domingo de Guzmán y San Francisco de Asís se encuentra en la Catedral de Sevilla, obra de 1664 del pintor Sebastián de Llanos Valdés. Artista que recrea un ambiente lleno de detalles.

La pintura representa la escena legendaria de la aparición de la Virgen del Rosario en Albi a Santo Domingo de Guzmán con otra leyenda, la del encuentro de este Santo con  San Francisco de Asís.
A la Virgen se representa sedente, al igual que la Virgen de los Reyes y rodeada de Ángeles. Una escena que como ven tiene un gran movimiento y muy equilibrado, donde la Virgen se dirige a Santo Domingo entregándole el Rosario y el Niño a San Francisco para entregarle un Crucifijo.

 En la obra resaltan los detalles como el perro a los pies de Santo Domingo con una antorcha encendida y el excelente dibujo de los personajes que componen esta bellísima composición, la que por desgracia es muy poco conocida como tantas otras de la Catedral y que cualquier extranjero conoce mejor que muchos sevillanos.

Virgen del Rosario de Sebastián de Llanos Valdés.
Catedral de Sevilla 1664.

Azulejo del voto de Sevilla a la Virgen de la Hiniesta.


Vemos en la calle Hiniesta de Sevilla este curioso azulejo, el que re cuerda el III Centenario del Voto que la Ciudad de Sevilla hizo a la Virgen de la Hiniesta.

La Hermandad como muchos sabrán y otros no, surgió del Hospital que con dicha advocación a la imagen se fundó en 1412 (ayer por la mañana), a espalda de la Iglesia de San Marcos, donde hoy está el curioso azulejo.

La corporación que cuidaba del hospital  tuvo muchísimos recurso en el siglo XVI, como propiedades y donaciones, esas que hoy escasean con las de aquella época. Cofradía que por el año 1565 adquiere carácter penitencial, y que por la falta de apenas tener hermanos se fusionó con la Hermandad de Ánimas de la Parroquia de San Julián. 

Como vemos en estas entradas de este blogger, nuestras Cofradías no sólo tienen su historia, también tienen un gran peso en la ciudad que todavía algunos no se enteran.

Foto del  blog Azul y Plata.

La Santa Teresa de Zurbarán de la Sacristía Mayor de la Catedral.


Se encuentra en la Sacristía Mayor de la Catedral de Sevilla una pintura de Santa Teresa del grandísimo pintor Zurbarán, una de las mejores representaciones de la Santa en Sevilla sin duda alguna. Obra realizada hacia 1650.

La Santa aparece en actitud de escribir. Pero si nos fijamos bien, en un momento bastante místico, algo habitual en Santa Teresa, la que recibe la inspiración del Espíritu Santo, que se le aparece.

Tiene esta pintura la particularidad de estar el rostro de la Santa inspirado en el retrato que le pintó Fray Juan de la Misiria, que se conserva en el Convento de las Carmelitas Descalzas de Sevilla.

De la pintura se aprecia los rasgos más característicos de Zurbaran en el tratamiento de los paños, especialidad del artista que los supo plasmar como nadie. Otro cuadro digno del mejor Museo, y que a lo mejor como lo tenemos tan cerca no nos creemos su importancia en el mundo del Arte, ese que cada vez va a más moderno tirando a MIERDA.