martes, 29 de mayo de 2018

La Puerta del Príncipe de la Catedral.



La Puerta del Príncipe de la Catedral sevillana es también conocida como la de San Cristóbal, la cual se encuentra en la fachada sur, frente a la Lonja, actual Archivo de Indias. Esta puerta se construyó entre 1887 y 1895, bajo la dirección del arquitecto Fernández Casanova.

Delante de la Puerta se encuentra actualmente una copia del conocido Giraldillo.

El Tío Martinito.



No hay pueblos ni capitales importantes en Andalucía, que no tengan una leyenda. Como es el caso de una que sigue viva en la monumental y bella Carmona, la del Tío Martinito que a continuación contaremos, la cual está relacionada con los niños.

El personaje que se describe en la leyenda, es el Tío Martinito, que habitaba en los pozos y las conducciones subterráneas de agua de Carmona. Este personaje de leyendas o realidad, le gustaba llevarse a los niños parece ser para comérselos o asustarlos hasta que entraban en chock, por lo que se desplazaba por el subsuelo de Carmona muy rápido y hábil apareciendo en un pozo y a la nada en otro al acecho de los pequeños.

Muchas veces se tenía que limpiar los pozos, introduciéndose en estos gente que contaron haber vistos sombras y escucharon ruidos extraños, relacionando todo esto con el diabólico Martinito. También se dice, que la leyenda se contaba a los niños más travieso para que no se acercaran a los pozos por el peligro que conllevan el asomarse y caer en su fondo.

Pero según otros testimonio, la leyenda proviene del Palacio del Marqués de las Torres de Carmona. Pues en este lugar fue donde nuestro diabólico personaje intento llevarse a un niño, que se defendió con una estatua de San Martín próxima a él y empezó a golpear al malvado Martinito, de ahí tomó su nombre de Martinito, de la estatua del Santo. Y como curiosidad comentar, que sobre los pozos se colocaban cruces, las que servían para protegerse de este aterrador personaje. Ya podría haber unos cuantos como este en el Gobierno y se llevara a todos.

El Palacio de los Aguilar.




La Casa-Palacio de los Aguilar de Carmona se levanta a finales del siglo XVII, en 1697, que es el año que se puede ver sobre el dintel de su puerta de entrada. Destacando de su interior las cubiertos de tipo mudéjar.

Es la portada de dos cuerpos de altura, la que está realizada toda en ladrillo tallado con dos hueco y una gran puerta en la parte inferior flanqueada entre dos grandes pilastras sobre pedestal  con capiteles de orden jónico.

El Palacio de los Ruedas de Carmona.



Es la Casa-Palacio de los Ruedas de Carmona una de las más espectaculares que tiene la ciudad, de estilo barroco y ubicada en el sitio de una antigua casa del siglo XVI. Esta Casa-Palacio está catalogada desde el 11 de Junio de 1983 como Bien de Interés Cultural en la tipología de Monumento.

 Como seguimos viendo, es para perderse un día cualquiera por las calles de Carmona y disfrutar de esa historia pasada, la que sigue gracias a la conservación de estos monumentos. Su portada principal es de dos cuerpos de altura curvo, obra del siglo XVII y principios del XVIII, donde aparece el escudo de su dueño, Luis de Rueda. 

El Palacio de los Marqueses de las Torres de Carmona.



Uno de los edificios más importantes de Carmona es la Casa-Palacio del Marqués de las Torres, adaptado y rehabilitado para sede del actual Museo. Es también conocida como Palacio de la Familia Quintanilla, siendo su arquitectura del siglo XVIII.

La construcción del edificio es de 1755, pero su origen es del siglo XVI . Un Palacio que posee caballerizas, apeadero, patio principal y jardines, otra casa más de las tantísimas que siguen existiendo en Carmona.
Destaca su portada de dos cuerpos de altura en la que aparece el escudo familiar de los Quintanillas, edificio que desde el 27 de Mayo de 1973, es catalogado como Bien de Interés Cultural  en la categoría e Monumento.


La Casa de las Cadenas de Carmona.


La Casa-Palacio de Alonso Bernal de Carmona es conocida como Casa de las Cadenas, por las que en su fachada vemos. Sin olvidarnos que también fue Palacio de los Turmo, magnífico e importantesimportante edificio barroco que en el siglo XVII llegó a se residencia del regidor local, y estancia elegida por el Rey Felipe IV en 1624 para pernoctar en la ciudad en uno de sus viajes.


Fueron las cadenas puesta en la casa como explicando de que la casa pasaba a depender desde que el Rey estuvo al foro real, siendo nulo el poder de la justicia local dentro de ella. Pero este privilegio duro hasta que en 1812 las Cortes de Cádiz eliminaron cualquier derecho de tipo medieval. La fachada del edificio es alargada y tiene dos plantas de altura.