lunes, 1 de febrero de 2016

La Giralda.


La Giralda. Torre que el mundo entero conoce y que no hay otra más bella y femenina en el mundo. Torre que diseñó Ahmed Aben Baso, dirigiendo las obras Abu Bakr Binzuar  y Ali de Gomara, sobrino de Ahmed Aben Baso quién diseñó sus bellísimos adornos de ladrillo, siendo estos uno de los más hermosos de la arquitectura musulmana.

Por encontrarse en el subsuelo capas de arena que daban muy poca seguridad para la construcción de la Torre, Aben Baso hizo un firme grandísimo, donde hay una gran cantidad de piedras de grandes edificios romanos y visigodos y muchísimas estatuas, y todo porque los almohades eran enemigos de toda representación de estatuas. Desapareciendo para siempre obras de de gran valor  para levantar la Giralda.

Como hemos comentado, sobre estatuas, edificios romanos y visigodos fue levantada está bella y sin igual Torre, la más hermosa sin duda alguna de la arquitectura árabe y de más calidad de todas las torres de mezquitas. Una obra que se terminó en 1198, donde pusieron un revestimiento de azulejos dorados al cupulino y colocaron como remate cuatro bolas de cobre dorado, las cuales se veían desde muy lejos, rematándose con el cuerpo cristiano en 1568, acabado por Hernán Ruiz II y coronándolo el famoso Giraldillo de Juan Bautista Vázquez El Viejo.

La mundialme conocida Giralda.


Todo lo dice.


Todo lo dice y todo me lo dice su humildad, y aunque me hicieran ver lo contrario, en su inocencia creería.

               Foto de F. Villapol.

Niculoso Pisano en Sevilla.


No fue hasta 1500, cuando la ceramica trianera tomó una importante renovación, que hasta este año tenía de los estilos árabes. Y toma esta renovación a la llegada a Sevilla del gran pintor italiano Niculoso Pisano, quien en 1502, hizo el maravilloso retablo de la Visitación de la Virgen a su prima Santa Isabel para una capilla del Alcázar sevillano y en 1504, otro de la Coronación desaparecido, siendo con estas obras como introdujo  la pintura de figuras y su composición en el bello arte cerámico como si fuesen lienzos, avanzando así bastante la azulejería trianera.

De Niculoso Pisano es también la portentosa portada del convento de Santa Paula en 1508, toda una joya de las que aún conserva Sevilla. Sin olvidarnos del fantástico azulejo sepulcral fechado en 1503 de "El Negro de la Catedral de Triana", obra también de Pisano, que según la leyenda, toda mujer que le de siete patadas al sepulcro se casará, por lo que todavía no me explico que siga en pie.

Foto de RetabloCerámico.

Y entre varales.


Y entre varales de plata mi Virgen va, la que ni plata ni oro necesita pa ná. Pero así lo quiso su barrio, y como el barrio es macareno y soberano, entre sus hijos se lo donaron como muestra de amor y fe.

                Foto de Hareton.

Paciencia.


Y que grande fue Tu Paciencia y con cuanto aguante la pasaste. Una Paciencia, que hoy nos han hecho perder otros como los que a ti te condenaron sin ninguna conciencia.