miércoles, 29 de julio de 2015

Calores.


Ir a la carnicería a comprar y pedir 10 kilos de botellines de la Cruz.

El Patio de las Doncellas del Alcázar de Sevilla.


Maravilloso y sublime es el Patio de las Doncellas del Alcázar sevillano, el cual está rodeado por una galería con arcos, que sostienen dobles columnas de mármol y las que a su vez sostienen la galería alta del piso alto.

El Patio de las Doncellas a lo primero se llamó Patio Principal, porque por él se entraban a las principales dependencias y Salón de los Embajadores. Patio que pasó a llamarse con el nombre de las Doncellas por las jóvenes de la familia y servidumbre real que se asomaban al patio trás las celosías de las ventanas y las galerías altas para ver a los embajadores pasar y su séquito para ser recibido por el monarca. Un patio con una decoración exquisita y de gran belleza arquitectónica como todo el conjunto del Alcázar sevillano.

El Sagrario del retablo mayor de la Basílica de la Macarena.


Se encuentra en el retablo mayor de la Basílica de la Macarena un magnífico Sagrario labrado por el gran orfebre Fernando Marmolejo, con bellísimas imágenes que lo realzan del gran imaginero don Luis Ortega Bru. 

La puerta del tabernáculo es de plata, el cual lleva arriba una Inmaculada y encima rematando el Sagrario un Crucificado. Las portentosas imágenes de Luis Ortega Brú en el Sagrario fueron realizadas entre 1949-1950 y representan a los cuatro Evangelistas ( San Mateo, San Marcos, San Lucas y San Juan), encontrándose a los lados las soberbias y una de las mejores obras del artista de San Roque como son los Santos Apóstoles Pedro y Pablo. Toda una joya digna de ser admirada.