martes, 24 de mayo de 2016

Un día como hoy. Iglesia de San Antón.


Un día como hoy 25 de Mayo de 1771, al disolverse por la autoridad la orden de San Antón, se hace entrega a la Hermandad del Silencio de su iglesia y dependencias.

Corpus.


Una pregunta y espero que no se molesten, aunque me da igual, ¿salen en el Corpus muchos como muchas para ser visto y saludar hasta una avioneta si pasa por lo alto?.

La verdad.


Y dijo el bohemio: La verdad no existe, simplemente uno se la cree o no se la cree.

Medio mes.


Y dijo el bohemio: Desde que uno o una se levanta lo que más utiliza en tiempos de crisis no son los pies ni las manos, es la cabeza para llegar a medio mes, a fin es imposible, eso solo ocurre en las películas.

Ls lealtad.


Y dijo el bohemio: La lealtad señor no existe, lo que existe es el plato de jamón que luego viene.

Propongo.

Propongo de este bohemio muro, que todos aquellos que no voy a nombrar porque no terminaría y van de buenos por la vida, pues que se pongan en las entradas de los colegios con una mesa repleta de bocadillos para las criaturas que en pleno puto siglo XXI no lo pueden llevar.

No se crean.


No se crean que no lo sé, que para ir de erudito y correcto ciertas palabras no se pueden decir, pero hay un problema, que me importa un carajo los eruditos y la bazofia correcta.

Hablar claro.


Hablar claro no es ser un maleducado, no, para nada. Lo que es ser un maleducado es ir con mentiras y besos de Judas por la vida.

He conocido.


Y dijo el bohemio: He conocido a personas y no a cerdos por aquí en esta Red antisocial, que me aprecian igual que yo a ellos más que a otros que llevo el Calvario de conocerlos hace más de 20 años. Todos al CARAJO.

Todo un mojón.


Y dijo el bohemio: No es que todo me importe un mojón, es que casi todo es un mojón.

Sayones en el paso de Humildad y Paciencia.


Fue allá en la ultima década del siglo XIX y la segunda del XX, cuando el Señor de la Humildad y Paciencia iba en su paso acompañado aunque suene extraño con dos sayones. 

Representaban los sayones el momento previo a la crucifixión, los que luego fueron cedido por la Hermandad de la Cena a la de la Estrella de Triana a principios del siglo XX, y los que antes de ser devuelto a la Cena tuvieron un pleito entre ambas corporaciones (como ven, problemas entre Cofradías siempre existieron).

Humildad y Paciencia con los dos sayones saliendo desde  Omnium Sanctorum. Foto ABC.

Llevarse bien.

Y dijo el bohemio: En la vida hay dos opciones para llevarse bien con todo el mundo: diciendo si a todo y pasando la mano por la espada llegando casi acariciar al individuo. Por eso yo sólo me llevo bien conmigo mismo.

Votar.


Quien quiera que vote y quien no también, al fin y al cabo aquí sólo se hace hablar, hablar y hablar, arreglar los verdaderos problemas poco, vamos, nada de nada. Un MOJÓN.

La Virgen de Escardiel en la peana de la Virgen de los Dolores y Misericordia


La Virgen de Escardiel en miniatura se encuentra colocada en la peana del palio de la Virgen de los Dolores y Misericordia de la Hermandad de Jesús Despojado, la cual es Patrona de Castilblanco de los Arroyos y la Hermandad sevillana tendría una gran vinculación.

Está la Virgen realizada en plata y marfil, y antes de ser colocaba en la peana se colocaba en la delantera del palio. Una bella obra que se realizó en los talleres de Vda. de Villarreal en 1979.

Virgen de Escardiel de Castiblanco de los Arroyos.


Las figuras secundarias de Jesús Despojado en Yecla.


Como venimos exponiendo en este humilde blog de Curiosidades y Cofradías, el patrimonio de la Semana Santa de Sevilla es tan grande, que casi por toda España se encuentra. Aquí traemos otra de las tantísimas curiosidades de nuestra Semana Santa.

 El Misterio de Jesús Despojado de sus Vestiduras tuvo unas figuras secundarias de diferente procedencia: dos sayones y un romano de José Sanjúan Navarro, procedentes del primer misterio de 1941, y un soldado romano que procedía de la Lanzada, de Emilio Pizarro junto a un esclavo etíope de Castillo Lastrucci de las Tres Caídas de Triana, encontrándose todas estas figuras menos el etíope que fue entregado a su propietaria y que estaba cedido en la Hermandad del del Prendimiento de Yecla (Murcia), siendo la imagen Titular de la Cofradía murciana el Cristo de la Redención.