miércoles, 3 de agosto de 2016

Villancico del Verano.


El villancicos del Verano. Sombrillas sobre Sombrillas.

Con la calor.


Con la calor que hace lo mejor que hay es estar solo o con el aire acondicionado, no comiendo pimientos a 70 grados y al solazo.

Aires.


Y dijo el bohemio: Ojalá se estropearan todos los Aires Acondicionados de todos los Ayuntamientos y sólo funcionara el Caliente.

Bici-loco.


Es curioso y digno de analizar, en el carril bici-loco veo a más estúpidos peatones por él que ha bicicletas.

Hay políticos tan torpes.


Hay políticos tan torpes e imbéciles, que hay que explicarle que la mierda se hecha por el culo no por la boca.

Feos y feas.


Cuanto más feo es alguien más se ríe. Por eso me encantan los feos y las feas porque transmiten alegría.

Bohemiopedia.


A punto de salir en las mejores librerías la Bohemiopedia.

Marca-huevos.


No hay nada más hortero, que un marca-huevos en la playa.

Ser claro.


El que es claro no es mala persona, simplemente es que no comprende a los come-pollas .

Hay horas en la playa.


Hay horas en la playa que es mejor estar disfrazado.

Guarrear.


Hoy está de moda el guarrear no sólo en un bar de copas sino en el bar de tu casa, en la playa, en la puerta de un colegio, en la calle, en las redes sociales y hasta en la puerta de cualquier Iglesia. Guarrear sin escrúpulos ninguno y con un nivel intelectual pésimo.

Tirano.


El ser un Tirano no te convierte en mejor persona, te convierte en un hijo de puta entre la tribu de tus Tiranos.

Desconocemos.


Desconocemos tanto de todo, que a nada le damos importancia, sólo a las estupideces.

La Virgen del Buen Consejo de San Leandro.


Esta imagen de Gloria de la Virgen con la advocación del Buen Consejo se encuentra en el altar que hizo Martínez Montañés en el Convento de San Leandro, siendo la imagen de alguno de sus discípulos. 

La advocación fue traída a Sevilla por los jesuitas a finales del siglo XVI, la cual recibió culto en casi todos los colegios de la Compañía.

La Virgen del Camino de Triana.


Tuvo Triana en el siglo XVI una Hermandad Penitencial del Cristo del Ecce Homo y Nuestra Señora del Camino. Magnífica imagen del siglo XVIII, con sus manos entrelazadas y una soberbia expresión (curiosa advocación que hoy podría ser la Patrona de todos los que cogen el camino hacia el extranjero por no haber nada en este mini-país). 

Esta Hermandad se fundó en la Capilla de los Santos Mártires y hacia su Estación el Jueves Santo a la Parroquia de Santa Ana, la cual siguió y con un grandísimo número de hermanos hasta el siglo XVIII, que al pasar la Casa de Contratación a Cádiz, la decadencia económica se hizo notar tanto en Triana como en Sevilla.

 El Cristo del Ecce Homo paso a la Parroquia de Santa Ana, y la maravillosa Virgen del Camino a la Parroquia de San Nicolás, donde actualmente se encuentra.

Foto de Enrique Ayllón.