martes, 7 de mayo de 2019

Caracoles.


Hay caracoles tan chico, tan chico, que en vez de sacarlo con un palillo hay que sacarlo con un alfiler.

Feria.


En esta época es mejor encontrarte a un amigo que lleve una Caseta que encontrarte un billete de 500€.

Una Dolorosa en el Museo de Berlín de Roldán.



Siempre he dicho, que hay imágenes de nuestra Semana Santa que son más que dignas de estar en un Museo. Y hay tantas que muchas veces ni le echamos cuenta teniéndola aquí mismo, en esta Tierra tan rica en el difícil arte de la imaginería religiosa.

Y hablando de Museos, aquí en esta genial foto vemos a la Dolorosa del Bode Museum de Berlín, magnífica obra del maestro sevillano Pedro Roldán entre 1670 y 1675 realizada en busto.

 Dicha Dolorosa se relaciona con las soberbias imágenes del retablo mayor del Hospital de la Caridad de Sevilla terminado en 1674 y el de la Parroquia del Sagrario de la Catedral sevillana en 1669, el que muchos ni siquiera conocen pero si conocen todas las Portadas de Feria. Una verdadera pena.

El Sagrado Descendimiento de la Quinta Angustia.



La bellísima y una de las mejores imágenes de la Semana Santa no solo de Sevilla, sino de España del Sagrado Descendimiento de Nuestro Señor Jesucristo de la Hermandad de la Quinta Angustia es obra atribuida y casi Segura al maestro Pedro Roldán en 1659. En este año el artista se encontraba trabajando para las esculturas decorativas del paso, por eso decimos casi segura que sea obra suya.

Mide el portentoso Cristo 1,64 metros de alto, y tiene si nos fijamos bien muchas similitudes con otros del maestro. Su rostro gira hacia la derecha, de una belleza insuperable y del que destacamos la caída de su cuerpo, la que se asemeja al Descendimiento de Pedro de Campaña, genial obra de pintura realizada en tabla en 1548, la cual se encuentra en la Catedral sevillana.

Lo que es la policromía de la imagen no se sabe quien se la dio. Pero seguro era todo un conocedor del cuerpo humano por las hipóstasis que aparecen en dicha imagen. Una obra magistral del barroco, que cada Jueves Santo engrandece aún más a Sevilla.

El Cristo de la Exaltación de Sevilla.


Foto Joaquín Galán.


La magnífica imagen del Cristo de la Exaltación es una obra atribuida al maestro Pedro Roldán hacia 1687. Se atribuye a Roldán porque la Hermandad encargó en 1678 al imaginero Luis Antonio de los Arcos y al entallador Cristóbal de Guadix un paso completo. Pero Luis Antonio de los Arcos en este año se va con su esposa Luisa Roldán a Cádiz, por lo que el gran conjunto queda inacabado, siendo Pedro Roldán, suegro de Luis Antonio de los Arcos y padre de Luisa Roldán quien parece ser terminó la monumental obra.

Esta realizada la imagen del Cristo de la Exaltación en madera policromada, y mide 1,77 metros de alto. Representando el momento en el que Cristo, clavado en la Cruz es levantado.

Tres clavos lleva el Cristo y un paño de pureza sujeto por una cuerda, el que deja ver su lado derecho al completo. Gira su rostro hacia la izquierda, de mirada perdida por su dolor y labios entreabiertos. Una gran imagen del barroco sevillano, que con otras muchas hacen de Sevilla todo un Museo.