lunes, 1 de abril de 2019

El Nazareno del Convento de la Asunción.

Foto de Sergio Martínez.

Como siempre suelo decir, Sevilla es como un joyero gigante que nunca deja de sorprendernos por todas sus joyas y a la vez muy desconocidas para muchos. Joyas de una calidad tan grande que son dignas de estar en cualquier Museo de España.

Y hablando de joyas, nos quedamos con esta que traemos de un fantástico Nazareno de pequeña talla policromada de madera atribuido al grandísimo imaginero cordobés Juan de Mesa y Velasco hacia 1620. Este sublime Nazareno se encuentra en el convento sevillano de la Asunción, llegando a dicho convento parece ser por la donación de un particular.

Si nos fijamos bien y detenidamente en la cara del Nazareno, veremos facciones de otras portentosa imágenes que el maestro Juan de Mesa nos dejó en Sevilla.

El Padre Eterno de la Hermandad de la Trinidad.


El Padre Eterno de la Hermandad de la Trinidad, es una obra anónima del siglo XVII modificada por Miguel Ángel Rodríguez Magaña. Una talla de 1,34m, que porta en su mano derecha un cetro, y la que por su calidad esta atribuida al genio cordobés Juan de Mesa y Velasco en el siglo XVII.


La imagen fue restaurada en 1907, y en 1922 por Rodríguez Magaña, en 1982 por Hernández León y en 1997 por Antonio Joaquín Dubé de Luque, el que le hizo un nuevo cuerpo girando a la derecha.

 Si se fijan bien en su cabeza, no cabe ninguna duda que la realizó Juan de Mesa. Pues se asemeja a otras muchas imágenes del imaginero cordobés.