martes, 27 de octubre de 2015

Nada de nada.


Esto no es ni cancerígeno ni nada de nada, simplemente lo que hay que tener es un paladar del ... para apreciarlo. Con tonterías a Tonterialandia.

Ahora todo.


Ahora todo va a ser cancerígeno, vale. Pues que me den 10 kilos de chicharrones y 20 teleras de pan.

La Corona de oro de la Virgen de la Encarnación.


La bellísima corona de oro de ley de la Virgen de la Encarnación fue realizada por el gran orfebre don Fernando Marmolejo Camargo. Corona que le  fue impuesta a la Virgen por el Cardenal Bueno Monreal el 6 de Abril de 1971, Martes Santo, siendo su coste sufragado por devotos y hermanos.

La Corona es de este estilo barroco,  la que lleva en el aro inscrita la Salutación del Arcángel San Grabiel: "Dios te salve María, llena eres de gracia".

Virgen de la Encarnación.

El muñidor en las Cofradías.


La figura del muñidor se remonta a varios siglos, quedando hoy solo en la bellísima Cofradía de la Sagrada Mortaja.

Esta figura del muñidor es una creación barroca, siendo su función la de pregonero o avisador de los cultos que celebraban las hermandades en el templo (igual que hoy celebran  y son contados los que a ellos asisten), o también el caso de la salida procesional en la calle, que el muñidor recorría el barrio con una campanilla convocando a los fieles.

Decir, que las dos Cofradías más conocidas de Sevilla, como son la Macarena y el Gran Poder llevaron un muñidor. La primera según escritos lo hizo en 1624, abriendo  su cortejo el muñidor, y la segunda lo hizo a principios del siglo XVIII.

Muñidor de la Sagrada Mortaja.