miércoles, 3 de junio de 2015

Como la vida misma. La vida.


¿Que es la vida? Pues para mi un pasatiempo en el que se muere más rápido que se vive.

Como la vida misma.Lágrimas .


Si no me gustan las lágrimas es porque en ellas van tanto la alegría como el dolor del Ser Humano.

Como la vida misma. Monarquía.


Después del patético, traidor y sinvergüenza rey Fernando VII, la monarquía en España se debería de haber ido como CURRO, al Caribe.

La Virgen de la Amargura.


La amargura ha estado atribuida a la Roldana y a Hita del Castillo. Pero lo mejor es dejarla en el anonimato y seguir pensando que fue obra de un Ángel imaginero sevillano de su época.

 Su dolor es perfecto, tanto, que muchas personas la llaman Reina del Dolor por su expresión tan conseguida y a la vez sublime. Va acompañada del Discípulo Amado, que es sin duda alguna la obra cumbre de Hita del Castillo en 1760, procesionando las dos imágenes en un palio que se puede decir, que es todo un monumento a la Semana Santa de Sevilla.

Hoy es el Corpus.


Hoy es la celebración del Corpus, si, hoy Jeves y no como en algunos sitios el Domingo. El Domingo le pese a quien le pese, solo es eso, un día más de playa.

La Virgen de las Batallas.


Magnífica y curiosísima es la Virgen de las Batallas, imagen de Marfil la cual (mide 0,43 metros), y que se venera en la cripta de la Capilla Real catedralicia. 

Su advocación se relaciona con las tradiciones fernandinas que afirman haber sido Socia Belli en diversas empresas militares.  Imagen qué representa a la Virgen como Mater Cristis, mostrándose sedente con el Niño en el lado izquierdo.

La Virgen de las Batallas es una obra de origen francés de la primera fase del gótico, correspondiendo tan digna  imagen al siglo XIII.

Custodia de la Catedral de Sevilla.


La magnífica Custodia de la Catedral sevillana es una Catedral de Plata dentro de otra Catedral.

Más calor.


Más calor que un pingüino vestido de torero en la Maestranza a las 5:00.

Como la vida misma. Quien este.


Quien este libre de MANGONEO en España, que tire la primera piedra.

La Hermandad de los Espaderos de Santa Justa y Rufina.


Esta Hermandad es la que el gremio de los espaderos había fundado en el hospital y templo en el barrio de la Cestería, extramuros de la collación de la Magdalena. Fue fundada por los años de (1480-1500), pero en 1587 el Cardenal Rodrigo de Castro procedió a la reducción de hospitales, por no poder la mayoría cumplir con su acometido, agregándolos a dos : El amor de Dios y el Espíritu Santo, quedando en este último dicha Hermandad y cambiándose más tarde al Convento de la Santísima Trinidad, para pasar luego a San Roque y en 1772 a la Parroquia del Sagrario de la Catedral donde pidieron licencia.

La Hermandad de los Espadero de Santa Justa y Rufina  decayó a mediados del siglo XIX, hasta llegar a su completa extinción. Llegando a un acuerdo entre la Hermandad Sacramental del Sagrario y el Cabildo Catedral para la creación de un Patronato por el cual la corporación eucarística se comprometía a mantener el culto a las Santas Justa y Rufina junto a San Millán, a cambio de la administración y sus bienes.

Dos Vírgenes del Rosario de Cristóbal Ramos.


Nuestra Señora del Rosario de la Capilla de Montserrat es obra documentada del imaginero Cristóbal Ramos en 1787. Preciosa imagen que perteneció junto con la Virgen del Rosario de la Parroquia de la Magdalena a la Hermandad del Rosario del Convento de San Pablo, que es reconocida como la más antigua de esta advocación en Sevilla. Residió la Hermandad en su sede fundacional hasta la segunda mitad del siglo XIX, que decayó por circunstancias socio-políticas y por la exclaustración de los Dominicos en 1835 la Hermandad se fusionó en 1867 con la de Montserrat y duro hasta 1941, cuando por orden de la autoridad eclesiástica se vieron obligadas a separarse.

La Virgen del Rosario de Montserrat fue exclusivamente realizada para ser procesionada, mientras que la otra talla de la Parroquia de la Magdalena, también de Cristóbal Ramos de candelero para vestir, presidiría siempre su capilla (la actual capilla Sacramental de la Parroquia de la Magdalena), la que actualmente recibe culto en la capilla de los pies de la nave del Evangelio.