domingo, 20 de noviembre de 2016

Dos imágenes vinculadas al Cristo de las Tres Caídas de Triana.


Dos imágenes vinculadas al Cristo de las Tres Caídas de Triana.

El Nazareno de Utrera como obra documentada de Marcos Cabrera en 1597, se vincula a la de Jesús de las Tres Caídas de Triana por tener ambas imágenes una gran dulzura en su expresión.

 Referente a la segunda imagen, se trata del muy poco conocido Nazareno con la advocación de Jesús del Gran Poder de la localidad de Castilleja de la Cuesta, obra atribuida a Juan de Astorga y que representa al igual que el Cristo de la calle Pureza la dulzura en su expresión y los ojos de cristal con pestañas postizas, las que también tuvo el Cristo Trianero.
    
Cristo de las Tres Caídas de Triana.


Nazareno de Utrera.


Jesús del Gran Poder de Castilleja de la Cuesta.

Primer altar de Quinario del Cristo de las Tres Caídas en la Capilla de los Marineros.


Primer altar de Quinario del Cristo de las Tres Caídas en la Capilla de los Marineros.

En esta histórica fotografía de 1963, podemos ver al Cristo de las Tres Caídas en el altar de Quinario en su honor en la Capilla de los Marineros. 

Tiene la curiosidad esta foto que recoge el primer altar de cultos en dicha Capilla, por haberlo realizado en 1962 en el Convento de San Jacinto, de donde salió la Corporación  por última vez.

Algunas curiosidades de la Capilla del Sagrario de la Iglesia de San Pedro.


Se encuentra la Capilla del Sagrario de la iglesia de San Pedro ubicada en la nave de la Epístola, la que está fechada en 1379 de planta cuadrada y cubriéndose con bóveda ochavada sobre trompas, decoradas con lacerías. El retablo que posee es de estilo neomudéjar, realizado en la restructuración del templo de 1924, y el que preside la bella talla del Nazareno de 1636, realizado por Felipe de Ribas acompañado de San Sebastiá y San Roque, obras atribuidas a Pedro Duque Cornejo.

Destaca de los muros de la Capilla, las pinturas de la Santa Faz de Francisco de Zurbarán y Alegoría Eucaristía de Lucas Valdés.

Algunas curiosidades sobre la Hermandad Sacramental de San Bartolomé.


En el lado del Evangelio se encuentra la Capilla Sacramental, con una reja de forja de estilo renacentista de último del siglo XVI. Su retablo mayor es barroco en madera sin estar dorado, encontrándose en el centro un precioso grupo de la Piedad del siglo XVI de autor anónimo y a los lados las imágenes del siglo XVII de San Juan de la Cruz y San Antonio de Padua en el lado derecho, y San Francisco de Asís y San Ignacio de Loyola en el lado izquierdo, con un relieve de la Imposición de la Casulla a San Ildefonso en el ático.


De esta Capilla destaca el Sagrario, donado por doña María de Arellano en 1630, en cuya Capilla se encuentra enterrada junto a su marido y a su hija. El magnífico Sagrario representa cuatro escenas en relieve: la Creación de Eva, el Pecado Original, la Expulsión del Paraíso y la Adoración de la Santa Cruz, una obra del último tercio del siglo XVI y que se relaciona a Francisco de Alfaro.


La Hermandad Sacramental de San Bartolome esta unida desde 1972 a  la de Gloria de Nuestra Señora de la Alegría. Hermandad que posee un rico patrimonio de gran interés como el Ostensorio qué regalo doña Manuela de Molviedro en 1801, con un viril de muchas Esmeraldas y de diamantes, todo una joya.

Algunas curiosidades de la Hermandad Sacramental de la Iglesia Santa Ana de Triana.


Ocupa la Hermandad Sacramental la Capilla de la Concepción desde 1712, la cual estuvo antes en otra Capilla, destacando las yeserías platerescas de su entrada. Su interior responde a la construcción de 1664, que desde entonces se consagró a la Inmaculada Concepción.

La Capilla es de planta cuadrada, cubierta por una cúpula con linterna sobre pechinas, siendo su retablo obra del entallador y escultor Miguel Franco entre 1701 y 1711, el que se compone de banco principal con hornacina central en la que podemos ver a una bellísima Inmaculada, obra también de Miguel Franco en el siglo XVIII. En las calles laterales se encuentran San José, San Antonio de Padua y  tres relieves marianos en el ático: la Coronación de la Virgen y, a sus lados la Natividad y la Presentación de María en el Templo.

El patrimonio de la Sacramental de Santa Ana es como el de todas estas antiguas corporaciones, grande y muy rico. Dicha Hermandad posee un maravilloso Niño Jesús del siglo XVII, de estilo montañesino, un Guión Sacramental de 1800 y la fantástica Custodia de Andrés Osorio de 1726, la que el artista labró de la anterior Custodia de Mateo Ximénez y Manuel Duarte al ser fundida.

Foto Leyendas de Sevilla.


Foto de Rafaes.

La Virgen de los Reyes del Palio de la Virgen del Buen Fin de la Lanzada.


La Virgen de los Reyes del Palio de la Virgen del Buen Fin de la Lanzada.

Está preciosa Virgen de los Reyes, obra de Hijos de Juan Fernández en 1973, la podemos ver en la delantera del paso de Palio de la Virgen del Buen Fin, obra realizada en plata de ley y marfil.
         
          Foto de Joaquín Galán.

La Virgen de los Reyes en la Corona de la Virgen de Gracia y Esperanza.

La Virgen de los Reyes en la Corona de la Virgen de Gracia y Esperanza.

Pequeña Virgen de los Reyes nos encontramos en la preciosa Corona de la Virgen de Gracia y Esperanza, obra del orfebre Emilio García Armenta en 1947 de plata sobredorarada y esmaltada.

La Virgen de los Reyes del Palio de la Amargura.


La Virgen de los Reyes del Palio de la Amargura.

En la delantera del maravilloso e insuperable paso de Palio de la Amargura de Sevilla, Reina del Dolor, se encuentra esta fantástica Virgen de los Reyes en plata y marfil del afamado orfebre Cayetano González de 1941. Una exquisita pieza que como tantas otras pasan desapercibidas por su tamaño, pero que no dejan de ser otra joya más de las tantas que tiene nuestra Semana Santa.

Cofradías.


Ni con tres vidas seguidas llegaríamos a saber todo de la historia de nuestras Cofradías.