sábado, 16 de septiembre de 2017

La Virgen del Carmen de la Iglesia de San Buenaventura.


Esta interesante imagen de la Virgen del Carmen de un metro y medio de altura es de último del siglo XIX, imagen que ha sido atribuida en mas de una ocasión a Grabiel de Astorga, imaginero que realizó la Virgen de la Soledad de San Buenaventura.

A esta bella Virgen del Carmen también se le conoce cariñosamente como la Virgen de la batata, por ser venerada antes en una pequeña Capilla junto al Mercado del Postigo del Aceite, lugar donde vendían toda clase de hortalizas. Tras desaparecer la Capilla, la imagen la adquirió la Iglesia de San Buenaventura, donde hoy sigue siendo venerada por algunos devotos. 

Azulejo de la Hostelería del Laurel.


Este interesante y muy curioso azulejo se encuentra en la fachada de la Hostelería del Laurel, el que representa a la Virgen de los Mareantes, obra de Pedro Navia en 1940.

La Puerta del Bautismo de la Catedral.


Esta Portada del Bautismo de la Catedral sevillana da a la avenida de la Constitución, obra construida en el siglo XV y de estilo gótico. En su tímpano vemos el magnífico relieve del Bautismo de Cristo, obra de Lorenzo Mercadante de Bretaña, mientras en las arquivoltas a los personajes del Antiguo Testamento.

Destacan por su calidad de esta portada las esculturas de las jambas laterales de tamaño natural de Santa Justa, Santa Rufina, San Leandro, San Isidoro, San Fulgencio y Santa Florentina, todas de barro cocido y de una grandísima calidad realizadas por Lorenzo Mercadante de Bretaña hacia 1467. Como también los Ángeles y Profetas del tímpano de Pedro Millán.