lunes, 28 de octubre de 2019

La leyenda del pajarito de San Pedro.



Esta leyenda es bastante conocida, pero nunca está de más en contarla una vez más. Leyenda que se encuentra en el azulejo dedicado a las Ánimas en el Purgatorio de la Iglesia sevillana de San Pedro, y que en otras Iglesias también eran puesta para solicitar donativos o ruegos que las liberasen (quitando la de nuestros políticos, claro está).


El conocido azulejo fue pintado por el artista Juan Oliver, quien dibujaba en todas sus obras y no sólo en esta un pájaro (no confundir con otras clases de pájaros). El famoso pájaro es un jilguero que está como escondido entre los dibujos y colores del azulejo, siendo buscado por muchos curiosos y otros y que según la leyenda, cuando es encontrado dicha persona se casa en poco tiempo. Hoy tal como está está alocada y desastrosa vida es mejor no encontrar dicho pajarito.


Y en esta tercera y última foto vemos una curiosa placa que se puso en el año 2008 explicando dicha leyenda, la que a pesar de ser muy conocida sigue siendo curiosísima.

La Plaza de San Lorenzo.



Esta situada la bellísima Plaza de San Lorenzo en el centro histórico de la ciudad, dentro de su distrito Casco Antiguo. Plaza acogedora y apartada de las grandes superficies donde adentrarse en ella es entrar en otra Sevilla.

La Plaza tiene varios plataneros y naranjos, los que dan una sombra que es de agradecer. En esta plaza vemos la Iglesia de San Lorenzo y la Basílica y casa de hermandad de la Hermandad del Gran Poder, por eso se encuentra en la misma el monumento a Juan de Mesa, autor de la portentosa imagen del Señor de Sevilla.

También podemos ver en fachada de la Iglesia de San Lorenzo azulejos de gran interés. Como también buenos bares donde tomar una buena cerveza y una tapa es todo un deleite, y si es por Cuaresma mejor que mejor, donde se respira un ambiente cofrade de lo mejor de Sevilla.

La Plaza Virgen de los Reyes.



La bellísima Plaza Virgen de los Reyes se encuentra ubicada en el archiconocido barrio de Santa Cruz de Sevilla, una de las plazas más transitada y en donde se encuentra el Palacio Arzobispal, el Convento de la Encarnación de monjas Agustinas y la bella Giralda. Plaza que por sus monumentos es sin duda alguna de las más bellas de Andalucía.


En el medio de la plaza vemos una monumental fuente de piedra con una hermosa farola, la cual está compuesta por varios brazos y una Cruz. Esta plaza fue antiguamente un corral en el que se reunían los cabildos municipales, la que fue conocida como el Corral de los Olmos.

Azulejo del Capataz Miguel Loreto.



Gracias a un grupo de hermanos de La Macarena podemos ver este azulejo en la sevillana calle Parras, en el que se representa al Señor de la Sentencia que tantos años llevó Miguel Loreto en su recuerdo.

Se puede leer en el azulejo: <<Ahora a sentir, a llorar, a pensar en ver a Dios. Si después de lo de esta noche no veis a Dios, es que ustedes son ciegos. Miguel Loreto, eterno capataz del Señor de la Sentencia>>. Frase que dijo en más de una ocasión al tocar el martillo de su Señor de la Sentencia.