lunes, 7 de agosto de 2017

La Feria de Manuel Rodríguez Guzmán.


Este precioso óleo sobre lienzo es del pintor costumbrista sevillano Manuel Rodríguez Guzmán, titulado "La Feria de Sevilla", cuadro que realizó en 1853 para la Reina Isabel II, la que fue una gran admiradora del artista. Dicho cuadro se encuentra hoy en en el Palacio de Riofrío, en Segovia.

Destaca de este cuadro su colorido como el dibujo y detalles del mismo, siendo pintada la Feria de Sevilla por primera vez por el pintor Andrés Cortés en 1852, obra que fue muy aplaudida y siguieron luego otros pintores como Manuel Rodríguez. 

Hay que decir, que Manuel Rodríguez Guzmán está considerado como uno de los mejores pintores del costumbrismo romántico andaluz, encontrándose obras suyas en Museos tan importantes como el del Prado, Sevilla o el Thyssen.

Se representa en el primer plano de la obra un grupo de personajes en exterior de una caseta, donde se aprecia un galán ofreciendo a una muchacha y acompañantes el acceso a la caseta. Un cuadro que si se fijan bien, nos muestra en su fondo a la bella Giralda, la Fábrica de Tabacos y la Puertas de San Fernando. Toda una joya, que han sabido apreciar más la gente de fuera que las de aquí. Esto es pintar y no lo que hacen hoy algunos, un churro.

Monumento de Doña María de las Mercedes.


Este monumento a Doña María de las Mercedes, madre del Rey Juan Carlos I se inauguró el 22 de Mayo de 2008, encargo que hizo el Ayuntamiento de Sevilla a la Confederación de Empresarios de Andalucía y la Real Maestranza de Caballería al escultor Miguel García Delgado. Dicho monumento lo podemos ver en el Paseo de Colón junto a la Maestranza.

En la escultura ecuestre aparece la Madre del Rey Juan Carlos I ataviada con un traje corto, un sombrero de ala ancha y montura vaquera en un caballo que estuvo entre los preferidos de Doña María de nombre Vive le Roi. A pesar del nombrecito del caballo, del sitio donde se encuentra a mí particularmente el monumento no me gusta absolutamente nada.


La cabeza de San Pablo del Salvador.




Esta maravillosa cabeza degollada de San Pablo aunque de un poco de terror a aquellos más sensible es una de las mejores obras sin duda que posee la Iglesia del Salvador, pintura realizada por el pintor Sebastián de Llanos Valdés en 1670. 

En la obra se aprecia la cabeza degollada de San Pablo como ya hemos dicho y una espada. Una espada con la que se debería de cortar hoy más de una lengua envenenada de muchos que van de bueno y son todo unos hijos de...En fin, una obra como suelo decir siempre, digna de cualquier Museo.

Azulejo de la Virgen de Fátima en la Iglesia de San Jacinto.


Se encuentra este maravilloso azulejo en la fachada principal de la Parroquia de San Jacinto de Triana, obra de Cerámica Santa Ana y pintado por Antonio Kiernan Flores en 1953 de 2,20m. X 3,50m.

En el azulejo como vemos, se representa a la Virgen de Fátima con túnica y manto blanco con un Rosario entre sus manos aparecida a los s tres niños. Un azulejo bastante conseguido del que hay que destacar su bellísimo marco. 



Monumento a Sorolla.


Monumento a Sorolla.


Este bello monumento se encuentra en el Jardín de las Delicias de Sevilla en una recoleta glorieta, donde vemos en su centro al grandísimo pintor valenciano Sorolla. 

Tanto la estatua como el pedestal, provienen del Palacio Arzobispal de Umbrete. El busto del pintor lo realizó en bronce el escultor José Capuz, siendo el bellísimo pedestal del siglo XVIII, obra del conocido portugués Cayetano de Acosta, quien dejó para Sevilla magníficos retablos como el del Salvador.

El bar Las Teresas de Santa Cruz .


Este establecimiento se fundó en 1870, y fue en su origen tienda de ultramarinos y despacho de vinos hasta 1970. Un bar que se encuentra en el conocido y muy transitado hoy por los guiris molestones barrio de Santa Cruz de Sevilla.

La comida del bar Las Teresas es como se suele decir cuando no hay tonterías de por medio, tradicional y de una buena calidad. Es muy conocido por el jamón ibérico de bellota (del que yo me comería ahora mismo dos patas), como también su ricos embutidos o espinacas con garbanzos.

 Es de recordar, por si hay alguien curioso por aquí, que el mismísimo Bob Kennedy estuvo en el bar con su esposa tomando una cerveza con una tapa. Como ven, no es un bar cualquiera, pues a sus espaldas lleva toda una historia que lo hacen todo un referente en la gastronomía sevillana.