martes, 12 de enero de 2016

Capillita.


Si usted manda a un capillita de los pesados tela marinera a un Isla desierta, seguro segurón, que le hace una Cofradía en ella con el nombre de Cofradía de los Cocos.

Ir a una entrevista.


Ir a una entrevista de trabajo de una empresa asquerosa que no voy a mentar, por no hacerle publicidad y que encima tengan que dar 60 EUROS por dicha entrevista los que van manda HUEVOS. (Y ya no está Franco para echarle las culpas de todo, en fin, un mojón para los sindicatos).

Dijo un bohemio.


Y dijo una vez un bohemio: me echarán de todas partes, menos del Mundo.

La Virgen del Refugio por el Puente.


Otra magnífica fotografía en la que vemos el fantástico palio de la Virgen del Refugio por el puente de San Bernardo antes de ser terminado. Obra realizada bajo el mando del arquitecto Juan Talavera y Heredia y el ingeniero José Luis Casso Romero en 1924.

Se ve perfectamente, que el Puente está sin terminar y las vías del tranvía, pasando en el lado derecho  la clásica Cofradía de San Bernardo.

 A mí, particularmente lo que más me gusta es el espacio que hay para ver a la Cofradía, época donde el capillita disfrutaría tela viéndola por donde quisiera (hoy el capillita está tan cansado de aglomeraciones, que prefiere irse a Rota, Chipiona o Matalascañas).

La Virgen del Refugio por el Puente de San Bernardo.

Que pocos.


Que pocos me entienden y que pocos me importan lo que piensen.

No es más listo.


No es más listo el que mucho habla, sino el que piensa.

Calendario.


Ya que cualquiera en este país le da por adaptar alguna que otra tontería, yo quiero adaptar el calendario a Viernes siempre.

Pasión en el paso del Cristo del Amor.


Maravillosa y curiosísima fotografía a la vez, en la que vemos al Nazareno de Pasión de Juan Martínez Montañez en el paso del Cristo del Amor, andas en la que hizo estación de penitencia el Jueves Santo de 1942.

 Muchos se preguntarán, que hacía el Nazareno en el paso del Amor. Pues fue por el desaparecido paso de Pasión en un incendio ocurrido en el almacén donde se guardaba, por esto salió en las andas de la Cofradía vecina y dejo una estampa más que histórica, en ese portentoso paso de de Ruiz Gijón del siglo XVII, y el segundo más antiguo de la Semana Santa sevillana.

Pasión en el paso del Amor.