miércoles, 28 de noviembre de 2018

Es más fácil.


Es más fácil darle la mano al Papa que entrar en cualquier bar de moda donde va Vicente.