martes, 8 de agosto de 2017

El San Pedro ante Cristo atado a la columna del Palacio Arzobispal .


Esta maravilla de pintura se encuentra en el Palacio Arzobispal de Sevilla, obra del grandísimo pintor Francisco de Zurbarán hacia 1650, la que representa a San Pedro ante Cristo atado a la columna. Otra de las tantas maravillas que todavía atesora Sevilla.

Reproduce esta obra maestra de la pintura el pasaje Evangélico, donde después de las negaciones de San Pedro, Cristo se hace presente ante Pedro (Lc 22, 61-62).

Destaca de este cuadro las miradas de Cristo y San Pedro con el fondo oscuro para resaltar a las figuras principales de la genial obra, como también la sublime anatomía de Cristo, los pliegues en su sudario y el muy conseguido ropaje de San Pedro. Una obra que como tantas otras sigue en esta Sevilla Eterna, a pesar de todo lo que se llevaron de Ella.

El San Expedito del Santo Ángel.


No es este San Expedito de Montañes, ni de Juan de Mesa o Montes de Oca, y ni falta que le hace, porque es uno de los Santos más venerados en esta Sevilla Eterna junto al San Judas Tadeo del San Antonio Abab o el San Pancracio del Convento de Santa María de Jesús. Se celebra la fiesta del amigo Expedito el 19 de Abril, mártir romano que sufrió la persecución de Diocleciano ( sin premio ).

El San Expedito del Santo Ángel es de mediado del siglo XX, abogado de lo imposible y el que muchas veces tiene a sus pies muchos papelitos con peticiones de devotos del Santo. Decir sólo una cosa, que concede muchas peticiones, pero no le pidan que este gobierno actual que tenemos y otros partidos corruptos se vayan, porque lo único que puede pasar es que San Expedito sea el primero en coger las maletas y largarse a cualquier isla tranquila.

La Virgen de la Victoria de la Parroquia de Santa Ana de Triana.

Aquí traemos a una imagen que por su historia debería de ser muchísimo más conocida. Pero como no pertenece a esa nómina de imágenes semanasanteras pues suelen ser pocos los que la conocen.

 Esta imagen procede del Convento desaparecido de la Victoria de frailes mínimos de Triana, la cual se encuentra en la Capilla del mismo nombre, y que antes se llamaba de Santa Bárbara en la Parroquia de Santa Ana del barrio de Triana, la que a pesar de haber sido algunas veces restaurada no ha perdido su gran calidad.

Ante esta histórica imagen de la Virgen de la Victoria se postraron en 1522 Juan Sebastián Elcano y los otros diecisiete tripulantes de la nao Victoria, los únicos supervivientes que regresaron de dar la primera Vuelta a la Tierra, de los más de doscientos que partieron de Sevilla el 10 de Agosto de 1519 en la expedición de Fernando de Magallanes. 

Como verán, no estamos ante una imagen de dos días ni de unos cuantos años con más de una salida extraordinaria inventada por cualquier aburrido capillita. Estamos ante una imagen histórica de la Virgen, la que entre todos deberíamos de mimar y engrandecerla por los siglo que tiene. Pero eso no importa mucho cuando con algunas imágenes como esta gracias a Dios, no se puede jugar como con otras a los pasitos.
         
                             

La Feria de Sevilla de Manuel Cabral Bejarano .


Este precioso cuadro se encuentra en el Museo Thyssen, obra del pintor costumbrista Manuel Cabral Bejarano en 1855. 

El cuadro completa la iconografía que Cabral Bejarano realizó para las fiestas importantes de Sevilla, una grandísima obra como tantas otras del pintor que he visto hace tiempo en amigos anticuarios y particulares. Otros tiempos donde la crisis no engordó como hoy.

Se ve la Feria en el Prado de San Sebastián, con varios caballistas y otros detalles como la ciudad al fondo con su Catedral y Giralda, los Reales Alcázares, la Fábrica de Tabacos y la Puerta de San Fernando. Un cuadro lleno de detalles como sólo sabían plasmar aquellos pintores costumbristas, esos que si hoy levantaran la cabeza se volverían a morir de las cochanbres que se ven.

La Feria de Sevilla de Joaquín Domínguez Bécquer .


Este espectacular óleo sobre lienzo lo pintó en 1867 el pintor Joaquín Domínguez Bécquer, siendo el mismo artista el que pintará otro casi igual desde el mismo sitio en 1855.

Se puede apreciar en esta obra de Bécquer la Puerta de San Fernando, la que forma parte con la muralla y la bella Giralda. Como también los feriantes con sus tiendas y casetas con el bullicio de lo que es una Feria y que el artista supo plasmar en esta maravillosa obra. Dicho cuadro está en el Museo Thyssen.

El San Pedro de la Iglesia de San Pedro .


Este maravilloso cuadro de la Liberación de San Pedro por los Ángeles se encuentra en la Iglesia de San Pedro de Sevilla, una de las mejores obras de Roelas realizada en 1612 para la Hermandad de los Sacerdotes de San Pedro, que radicaba en dicha Iglesia.

En esta desconocida obra por desgracia por muchos destaca el tenebrismo, como la luz que desprende el Ángel y el conseguido rostro de San Pedro, donde demuestra el pintor su gran nivel en el dibujo. Una obra que no está en un Museo, pero que a la vez está en ese otro Museo Gigante que todavía Sevilla atesora, el de las Iglesias y Conventos.

El azulejo de la calle Córdoba de Sevilla.


Este bellísimo azulejo lo podemos ver en la transitada y muy sevillana calle Córdoba de Sevilla, obra de Antonio Romero en el año de 1908.

Aparece en dicho azulejo la fecha del 22 de Mayo de 1908. Fecha en la que se hermanaron la ciudad de Córdoba con la de Sevilla, por eso están las dos ciudades dándose las manos y no guantazos como se suelen dar hoy muchas capitales andaluzas con otras hermanas por cuatro indeseables.