sábado, 21 de diciembre de 2019

El curioso reloj de la Iglesia de la Concepción de Sevilla.



Este curioso reloj no es un reloj normal, para nada, el que más de una vez habremos visto en la fachada de la Iglesia de la Concepción pero sin saber su historia. Una historia más que curiosa por ser el reloj oficial del Ayuntamiento de Sevilla y realizado por el afamado relojero Francisco Rodríguez de Losada, quien lo realizó en Londres y también quien creo el archiconocido reloj de la Puerta del Sol.

Dicho reloj oficial del Ayuntamiento fue inaugurado en 1862, y en 1955 decide el Ayuntamiento retirarlo aprobando su traslado a la Iglesia de la Concepción por adquirir uno nuevo. 

Ya saben, cuando se estén comiendo o mejor dicho tragando las uvas, acuérdense de que en Sevilla en la Iglesia de la Concepción hay un reloj primo del de la Puerta del Sol de Madrid.

El Corral del Coliseo.



El Corral del Coliseo fue un antiguo corral de comedias del siglo XVII, el que se encuentra en la calle Alcázares de Sevilla desde 1612, que es cuando Andrés de Claramonte, actor y dramaturgo lo llevaba.

Ardió el teatro en más de cinco ocasiones, es como si el fuego formará parte de él, hasta que en 1675 la adinerada doña Laura de Herrera compra el edificio. Mujer que se encontró con el problema de tener que paralizar las funciones porque las consideraban que no eran del gusto de Dios algunos sevillanos, como el conocido Miguel Mañara, que hasta que no falleció no siguió con sus funciones.

Sería a partir del siglo XVIII, cuando el Corral del Coliseo, uno de los más conocidos e importantes del Siglo de Oro se convirtió en corral de vecinos. 

La Poetisa Sevillana Ana Caro.



Fue la Poetisa Sevillana, Ana Caro Mallén de Soto una gran figura en el siglo XVII. Conocida también como "la décima musa andaluza". Nació en 1590, sin saberse si fue en Sevilla o en Granada, empezando su carrera en 1628, cuando participó con la Relación poética de las fiestas celebradas en el convento de San Francisco de Sevilla en las fiestas que la ciudad celebraba por los mártires del Japón, siendo en 1637, cuando escribe el poema laudatorio Contexto de las Reales Fiestas Madrileñas del Buen Retiro.

Mantuvo Ana Caro una estrecha relación con María de Zayas, otra grandísima escritora del Siglo de Oro. También mantuvo otra estrecha relación con la Condesa de Paredes, mescenas de mujeres literatas. Fue tan conocida en la literatura, que hasta Luis Vélez de Guevara la menciona en El diablo cojuelo, una mujer que contó con el favor del conocido Conde Duque de Olivares.

Tan buena fue en su trabajo, que hay documentos que demuestran que Ana Caro cobró por sus escritos, lo que la hace ser una de las primeras mujeres escritoras profesionales. Ganó varios certámenes poético, escribiendo sobre todo de celebraciones, vistas públicas y evento. Pero por desgracia, como tantas otras obras de otros genios no ha llegado gran parte de ella porque fue destruida.

Entre sus obras destaca las dos comedias: El Conde  Partinuplés, una obra ambientada en el mundo medieval y Valor, agravio y mujer, donde Ana Caro reinterpreta los temas que afectaban a las mujeres. Como curiosidad comentar, que cuando falleció en Sevilla el 6 de Noviembre de 1652 por la epidemia de peste fue su entierro de los más costosos que se vieron en la época por la importancia de la escritora, no como algunas de hoy, que escriben basura y encima se la compran.