martes, 18 de octubre de 2016

El orfebre Manuel de los Ríos Navarro.


Nació el conocido orfebre Manuel de los Ríos Navarro el 22 de Diciembre en Sevilla, el cual se formó en el gran taller del orfebre Fernando Marmolejo Camargo. 

Manuel se independizó por su cuenta hacia 1968, realizando varios trabajos para las Cofradías de Sevilla y fuera también. Entre sus muchísimas obras realizadas destaca la que hizo para la señera Hermandad de los Servitas del paso de palio, trabajando hoy el artista junto a sus dos hijos Manuel y Joaquín de los Ríos.

No hay más tonto.

Y dijo el bohemio: No hay más tonto que el propio imbécil que va de listo.

Y te miraba.


Y te miraba aquel anciano Macareno, junto a su mujer agarrado de su brazo por sus años ya cansado  por calle Feria y se le iba la mirada junto a su alma tras tu manto verde, para seguir junto a ella lo que nunca a los dos a pesar de su humilde vida y pasar más de unas cuantas necesidades le pudieron quitar, tú Esperanza.

Foto de Francisco Narbona Soto .

Curiosidades cofradieras. Señor ante Anás en 1920.


Foto entrañable donde vemos la primera salida del Señor ante Anás, de la Hermandad del Dulce Nombre, en 1920. Con la curiosidad que salió en el magnífico y clásico paso de las Siete Palabras.

Curiosidades cofradieras. La Estrella 1960.


Maravillosa instantánea de la Virgen de la Estrella de Triana hacia 1960. Dolorosa con mayúscula que acerca a creer en la fe hasta a los no creyentes.

El Palio en nuestra Semana Santa .


Fue a finales del siglo XVI, cuando se empezó a utilizar el Palio para cubrir o resguardar a nuestras queridísimas imágenes.

Unas Cofradías lo adoptaron a primera mitad del siglo XVII, y otras cuándo se generalizó a partir de la segunda mitad de este siglo y del siguiente, llegando hasta nuestros días como el símbolo más preciado de nuestra Semana Santa.

Al parecer, el Palio que a usted lo deja al verlo en cualquiera calle en éxtasis no gustó mucho a los señores religiosos y teólogos de la época, esos que aunque haya algo que les guste le dicen que no para siempre estar en sus trece y por encima de usted. No gustaba dicen el Palio a estos señores porque según ellos era para un culto de Latría y solo debería usarse para Dios, el Santísimo Sacramento. Solo se utilizaba algunas veces para cubrir reliquias, las que antiguamente tuvieron tanto o más fieles que hoy cualquier imagen de la Semana Santa, de las que una gran mayoría eran falsas y todo un gran negocio por parte de la Iglesia, que hasta las falsificaba para atraer a fieles.

 Hoy de otra manera, la Iglesia utiliza casi igual a las Hermandades para atraer a fieles como antiguamente hacían con las reliquias, aunque a una gran mayoría de estos señores le importe un pimiento nuestra Semana Santa. Pero no su economía.

Es de recordar, que hablando más arriba de los religiosos y teólogos, los cuales decían que el Palio era  para un culto de Latria y solo debería de usarse para Dios, el Santísimo Sacramento. Pues que en la maravillosa localidad malagueña de Antequera procesinan Cristos bajo palio como el Nazareno de la Sangre de la Hermandad de los Estudiantes, una estampa digna de ver y de analizar.

Nazareno de la Sangre de Antequera en su Palio de ocho varales.

El Papa León I.


También este Papa se las traía, siendo un experto en la utilización del sexo como medio de alcanzar sus intereses. 

Testigo fue de muchísimas orgías del Emperador Valentiniano III, quién fue un gran aficionado a las bacanales y a la que le gustaba invitar a miembros de la Iglesia. Hasta el Papita  León fue testigo de muchas, el que fue un gran amigo de Calla Placidia, madre del Emperador y antigua amante del Papa Bonifacio I. 

Galla con la ayuda de Leon I se dedicaba a manejar los resortes del poder, como vemos nada es lo que parece, o mejor dicho lo que nos han contado. 

La madre del Emperador por agradar a León I le dono lo que se quedarán sin palabras, la virginidad de su hija de tan solo 14 años. Pero cuando se descubrio que la hija estaba embarazada, el Papa muy astuto la apoyo y fue enviada a un convento de por vida. Así fue la historia de muchos Papas, más negra que una tormenta, de la que nunca hay que olvidar sea historia negra o lo que quieran.

El muy...Papá Sixto III (432-440).


Este Papa sin tomate nació en Roma, y se podría decir de el que más que persona fue todo un cerdo. Cuentan que era bastante aficionado a las mujeres jóvenes y que fue acusado de haber violado a una pobre religiosa durante una visita a un cercano convento de Roma. 

Cuando el Papa se encontraba orando en una pequeña Capilla pidió asistencia de dos novicias para misa, a la que tomó por la fuerza a una de ellas y la violó, pudiendo escapar la segunda y denunciar el brutal abuso de este cabrón.

Un grupo de Obispos decidieron organizar una especie de tribunal con el fin de deponer al Papa de los cojones. Pero Sixto se defendió tela de bien ante sus acusadores, utilizando el relato bíblico de la mujer que fue sorprendida en adulterio. Los miembros que se encontraba para condenar a este Papa violador quedaron todos callados como unos cobardes, lo que hizo cerrar el asunto después de todo lo ocurrido. A pesar de todo esto y es normal que se sorprendan, este Papa por llamarlo de alguna manera fue canonizado.

Cargante.


Según nuestro diccionario: Se aplica a la persona que resulta fastidiosa: por pesada, por exigir demasiada minuciosidad en cosas que no tiene importancia, por presumido, etc. Pero en mi diccionario inventado y no me dirán que no, significa: Pues lo mismo pero aplicado al capillita pesado, ese al que no lo quieren ni en su casa y va a la Hermandad a dar por culo.

El abad.


El abad usa capelo con tres borlas dispuestas en dos órdenes. Su insignia es una cruz pectoral, báculo, anillo y mitra.

El misionero.


El misionero es un religioso que deja todo para predicar el Evangelio a pueblos primitivos y atraerlo a la verdadera fe. 

También suelen crear hospitales, escuelas y orfanatos.

La Cruz procesional.


Es la Cruz procesional la que encabeza las procesiones y los cortejos liturgicos. Otras veces preside el altar durante la misa.