miércoles, 16 de octubre de 2019

Bandera.


Es sobrecogedor los muchos imbéciles que defienden a nuestra Bandera sin aportar nada a la Nación, solo GOLFERÍO.

Bandera.


Mientras nos enfrentan con una Bandera a la cual respeto, se nos olvida las grandes penurias que el pueblo llano está pasando.

El Descendimiento de Ortega Bru de Jerez.


Puede sentirse orgulloso el pueblo de Jerez de poseer una de las mejores obras sin duda alguna del imaginario de San Roque (Cádiz), como es el soberbio misterio del Descedimiento de la Iglesia de la Victoria. Un genio que revolucionó la imaginería sevillana y la de Jerez con ese gran dramatismo desgarrado que sólo él entendía así en sus portentosas creaciones religiosas.


Sería en 1955, cuando el artista de San Roque se traslada a Madrid, donde monta un taller después de trabajar para la famosa firma Casa Granada. En esta etapa madrileña abarcada desde 1955 a 1974, es cuado crea el sublime Descendimiento de Jerez, una de las obras más importantes del siglo XX.


La muy bien ejecutada imagen del Señor del Descendimiento es toda de talla y de tamaño natural al igual que los Santos Varones. Imagen en la que vemos la fuerza única del dibujo valiente de Ortega Bru y las magistrales expresiones de los rostros del grupo gracias a los amplios conocimientos del artista, el que deja para Jerez está obra de Museo que todos los Viernes Santo pasea por las calles de un Jerez que para nada necesita más Cofradías nuevas fundadas por cuatro aburridos rebotado, que lo único que buscan es su propio protagonismo. Sin pensar algunos, que un pueblo como Jerez está más que sobrado de Cofradías, y que antes de tanto fundar habría que levantar a la Cofradías antiguas para que no den ese lamentablemente espectáculo de no llevar casi a nadie en sus filas nazarenas.

Curiosidades cofradieras. Ortega Bru y el Baratillo.




Fue en 1952, cuado el grandísimo imaginero y uno de los más importantes del siglo XX Luis Ortega Bru contrae matrimonio en la Capilla del Baratillo de Sevilla con Carmen León Ortega. Año también que consiguió el primer Premio Nacional de Escultura por su portentosa obra "La Piedad" e ingresa el 2 de Febrero como hermano en la señera Hermandad de Santa Marta de la capital sevillana.