viernes, 4 de diciembre de 2015

Creo.


Creo que desde siempre soñé la noche y sin saber su significado. Hoy se su significado y el enigma de su sueño, el de la injusta Sentencia y su Esperanza Macarena cualquier Madrugá de un año cualquiera.

La mentira.


Y por desgracia nos gusta creer más en la mentira que en la verdad. Por desgracia.

No hay trono.


No hay trono en el mundo que una reina ocupe mejor que el tuyo Macarena, Tu casa, la casa de los Macarenos.

La Torre de la Plata.


Torre que se encuentra en la calle Santander a pocos metros de la conocidísima Torre del Oro, dicha torre fue conocida en la época de Fernando III como de la Victotia y en el tiempo de su hijo Alfonso X el Sabio como de los Azacanes. 

Esta torre es octogonal almohade del siglo XIII, la cual se unía a la Torre del Oro por un lienzo de muralla de la Ciudad.

Fue en  el siglo XVI, cuando la torre se vio rodeada de casas y almacenes, perdiendo desde entonces su definición estratégica y  visibilidad, y en el siglo XVII también fue ocultada por las construcción de una serie de viviendas de fachada manierista, proyecto del arquitecto Vermondo Resta. Una torre que a finales del siglo XX, sirvió hasta de cobijo para indigentes.

La Capilla de San Onofre.


Lo que hoy conocemos como Plaza Nueva estuvo ocupado por el Convento de San Francisco, uno de los más antiguos de Sevilla, cuyos orígenes se remontan al siglo XIII. Al ser demolido el Convento en 1840, solo quedó la bellísima Capilla de San Onofre del siglo XVI dentro de una estancia de unos edificios de la Plaza Nueva, junto con el arco del Ayuntamiento, siendo lo único que se conserva del desaparecido Convento.

Cuenta la Capilla de San Onofre con un bellísimo retablo mayor de finales del siglo XVII, obra de Bernardo Simón de Pineda hacia  1678 y 1682, con  esculturas atribuidas a Pedro Roldán y en cuya parte central vemos a la Inmaculada, que  junto a sus lados y entre columnas salomónicas estan San Fernando y San Hermenegildo.

También posee un retablo dedicado a su titular San Onofre, que fue encargado en el siglo XVI a Gaspar de las Cuevas, siendo su arquitectura y pintura realizada a partir de 1604, atribuido al gran Montañés y las pinturas a Francisco Pacheco, más otro retablo dedicado al Niño Jesús y algunas dignas obras como, el cuadro de Juan Correa de la Virgen de Guadalupe del siglo XVII.

 Interesante  Capilla, la cual conserva en su historia hasta una leyenda, que no citaremos por ser muy conocida.

Curiosidades sevillanas. La Placita de Santa Marta .


Maravillosa y única diría yo que es la placita de Santa Marta, una pequeñita plaza la cual se encuentra a la derecha de la calle Mateos Gago y que hay que entrar por un pequeño callejón lleno de recovecos.

 Esta escondida plaza es muy citada. Pero a la vez muy poco conocida tanto por extranjeros como propios sevillanos, siendo curioso que se encuentra casi metida en la misma Giralda y  Palacio Arzobispal, sin tener nada que ver con el bullicio de otras calles y plazas gracias a Dios. Una plaza con naranjos y en el medio una Cruz, donde el silencio y la tranquilidad reina en una Sevilla cada vez más molesta y ruidosa que suele dispararnos la tensión por las nubes.



Curiosidades sevillanas. Las ruedas de molinos.


Por el barrio de Santa Cruz y otras calles de Sevilla, seguro que habréis visto infinidad de veces en sus muros estos círculos que vemos en la foto y más de una vez se han preguntado qué hacen ahí.

Pues estos círculos son ruedas de molino, las cuales servían de protección para que los carros de caballos no dañaran los muros con sus ejes. Hoy se encuentran digamos como de adornos,  recordando un pasado que se nos fue.