viernes, 11 de marzo de 2016

Consentir.


Y dijo el bohemio: Que de periodistas y pamplinas sin título comen de nuestras Cofradías, que de intrusos sin haberse leído el Libro Gordo de Petete ni una simple receta de cocina y cobran encima por hacerlo fatal. El mundo, las Cofradías, esas que han perdido nivel y caché por consentirlo casi todo por no decir todo.

El amor.


También se hace el amor diciendo algunas que otras bellas palabras a alguien sin tener el porque acostarse con ella. Pues es tan grande el amor, que mil maneras de hacerlo hay. Buenas noches y descansen haciéndolo.

Llegará.


Y dijo el bohemio : Llegará un día en que haya más pregoneros que nazarenos y parados en el INEM.

No es lo mismo.


No es lo mismo salir en penitencia en una Hermandad, que salir y publicarla por las Redes Sociales. No es lo mismo, nunca, lo que pasa es que no actúan las Juntas de Gobiernos, sino otro gallo cantaría.

Rece.


Ayude ante al necesitado y después rece por él. No rece usted antes sin ayudar, de nada sirve, si no se lo cree váyase a cualquier cola de algún comedor social, se dará cuenta en la mentira que ha estado engañado tanto tiempo.

Hace tiempo.


Hace tiempo le dije a alguien, que prefería ser un Cabrón tal como soy, que no un hijo de puta como muchos por aquí que van de bueno y dando ejemplo de amistad, cristiandad y hermanamiento en un CARAJO. 

Quien quiera y cuando quiera hablar conmigo, que me lo comunique por privado. Pero no con indirectas las cuales no puedo actuar dándole un...

Cuanta humildad.


Cuanta humildad en tu rostro mi Señor. Cuanta humildad, yo no sé cuántas veces predicada por falsos hijos tuyo que ni siquiera la conocen quedando bien a tu costa. Cuanta humildad en tu rostro mi Señor.

                  Foto de Peña.

Besos.


Y que de besos como este veremos estos días en el Pregón, en los besamanos, en las salidas y entradas de nuestras Cofradías.

 Y que de besos como este veremos esto días y  nada haremos para pararlo, que asco de hipocresía barata.

                 Foto de Rafaes.

Un poco de historia sobre la Hermandad de la Carretería


El origen de la Hermandad es de mediados del siglo XVI, de la que cuenta la leyenda, que el tonelero artesano, Pedro Luis se sintió atraído por una luz de la cual encontró a una imagen de la Virgen en una alcantarilla cerca de la Torre del Oro, que seguro habría sido escondida por el tiempo de los moros para evitar su profanación surgiendo de ahí, la creación de una Hermandad para darle culto y advocándola con el nombre de la Luz.

 La primera sede de esta Hermandad fue el Hospital de San Andrés, del gremio de toneleros en el barrio de la Cartelería. Pasando luego a la Iglesia de San Miguel y de ahí, a la Iglesia conventual de San Francisco de Paula, de frailes mínimos, donde dicha comunidad le cedió una Capilla a cambio de un pago anual (nadie da nada gratis), para pasar en 1771 a la Capilla propia del barrio del Arenal.

Las primeras Reglas de la Hermandad de la Carretería datan de 1586, que tras ser aprobadas consiguió por bula papal la agregación a la de la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, establecida en la Iglesia romana de Santiago de los Españoles, usando desde entonces el actual título de Archicofradía. Hermandad que mantuvo un pleito entre 1791 y 1797 con la del Gran Poder por haber dejado de salir unos años y querer de nuevo ocupar su sitio, el que ya había ocupado la del Gran Poder, pleito que ha sido solucionado de manera oficial en Febrero de 2006.

Fue durante el siglo XVIII, cuando la Hermandad cogió un gran auge convirtiéndose en una de las más importantes de la Semana Santa sevillana. Una Hermandad que en el siglo XIX adquirió un estilo romántico y que hoy lo sigue manteniendo, siendo hermanos de la misma los Duques de Montpensier. Destacar, que por esta época sacaba a la Centuria Romana de la Macarena detrás del paso del Crucificado, la que se ofrecía gratuitamente para escoltarlo, grande la Centuria, grande, igual como hoy.

Hermandad de la Carretería.


La Virgen del Subterráneo.


Bella Virgen la del Subterráneo, imagen de 1,55 ms. de alto y atribuida al imaginero Juan de Astorga en el siglo XIX, siendo una de sus primeras imágenes, y para mí en particular aunque no creo que tenga nada que ver con Juan de Astorga, una de sus mejores obras sin duda, si es que la realizó dicho artista. Destacando de la imagen sus delicada y finas manos, toda una joya.

La Virgen fue restaurada en 1902 por Manuel Gutiérrez Reyes-Cano, para más tarde ser de nuevo intervenida por el imaginero Sebastián Santos Rojas. Esta Hermandad fue la primera en formular voto de la Realeza de la Santísima Virgen María, en su solemne función oficiada por el Cardenal Segura, quien le impuso a la Virgen en 1956 su pectoral y anillo pastoral.

Foto de Luismi.

La Virgen del Mayor Dolor y Traspaso.


Bellísima Virgen y a la vez muy desconocida por muchos como también lo es su portentoso palio, el cual parece que queda eclipsado por otros sin comprenderlo un servidor todavía. 

La imagen de 1,74 ms. de alto es una obra anónima de finales del siglo XVIII, la cual va acompañada del discípulo amado, constando ya a ultimos del siglo XVI la salida del Evangelista junto a la Madre de Dios. Dos imágenes, que pueden pasar desapercibidas por la grandeza del Hijo de Dios, el Señor de Sevilla, pero que nunca entenderé que algunos ni siquiera sepan la importancia de tan magnífico grupo.

La inclinación hacia la izquierda de la cabeza de la Virgen del Mayor Dolor y Traspaso es magistral, dulce y elegante a la vez, junto al Evangelista de Juan de Mesa que con el de la Amargura son las dos sacras conversaciones más perfectas de la Semana Santa de Sevilla.

Refleja la Virgen en su cara una gran tristeza por el momento trágico en que la Madre encuentra a su Hijo cargado de la Cruz en la calle de la amargura, cuarto dolor que traspasó su corazón. La imagen ha sido restaurada en 1955, por Antonio Illanes que afianzó la cabeza y toco su rostro y el del San Juan. En  1978, la restauró Francisco Peláez del Espino y en 1979, le cambió el candelero el imaginero de San Roque Luís Ortega Bru, siendo su corona la más antigua de las que salen en Semana Santa.

Virgen del Mayor Dolor y Traspaso.

La Virgen de los Dolores de San Vicente.


La inconfundible y bella Virgen de los Dolores de San Vicente mide 1,59 ms. de alto y es obra atribuida al valenciano Blas Molner, discípulo de Cristóbal Ramos y quién fue director de la enseñanza del modelado en la Escuela de Bellas Artes de Sevilla en el siglo XVIII.

 Procede la Virgen por lo visto de una Esclavitud de Ciervos de María, que existía en el siglo XVIII en la citada parroquia de San Vicente.

Representa la Virgen de los Dolores un dolor sobrecogedor, el que la hace una de las Dolorosas sevillanas más sublime,  siendo la redondez de su rostro y languided de su semblante perfecto, llevándonos a todos a rezarle ante sus plantas. Una imagen que como otras, también ha tenido varias restauraciones como la de el recordado y querido imaginero Sebastián Santo Rojas, que la policromo y tiene en la espalda la inscripción qué dice: <<Restaure esta Imagen en Sevilla en el año del Señor 1965 al servicio de Dios. Sebastián Santos Rojas>>. Era el estado de la Virgen por esta época tan delicado, que el imaginero antes de acometer su restauración obtuvo una réplica exacta de la misma por el sacado de punto.

La Virgen de los Dolores fue entregada a la Hermandad tras la restauración de Sebastián Santos el 25 de Marzo de 1965.