domingo, 23 de noviembre de 2014

Algunas reliquias del Silencio.


Posee la Hermandad del Silencio reliquias de la Corona de Espina, del Lignum Crucis y un hilo del Velo de la Virgen. 

También posee algunas de Santos como, de San Diego de Alcalá, San Antonio Abad, Santa Rosa de Lima, San Benigno, San Simplicio, San Flora, San Feliciano, San Fortunato, San Leandro, Santa Lucrecia, San Juan de Ávila y San Antonio María Claret, figurando esta última en la delantera del paso de palio. Toda una colección de reliquias, esas que en la Edad Media fueron tan importantes para atraer a los fieles y muchas más falsas que un duro de chocolate en la puerta de un colegio.

La Espada del Silencio.


Lleva la Hermandad del Silencio en su cortejo procesional la Madrugá del Viernes Santo un nazareno con una espada y otro con un cirio votivo, flanqueando a la Bandera Blanca creada con motivo del Voto de Sangre por la Archicofradía el 29 de Septiembre de 1615 en defensa del Misterio de la Inmaculada Concepción.

 El cirio votivo de la Inmaculada es encargado cada año a un pintor.


El palio veneciano del Silencio.


Una obra cumbre de la orfebrería es este bello paso de palio de María Santísima de la Concepción, inspirado su diseño en la Basílica de San Marcos de Venecia. 

Como curiosidad comentar, que esta señera Hermandad está incorporada a las basílicas de la Santa Cruz de Jerusalén, San Juan de Letrán, Santa María la Mayor de Roma y a las del Salvador y Santo Sepulcro de Jerusalén. También está incorporada a numerosas órdenes  religiosas, como Capuchinos, carmelitas, cartujos, jesuitas, Filipenses, Hospitalarios de San Juan de Dios y Claretianos, vamos, que por falta de amparo no se queda. 

Los Croissant.


Los famosos bollos conocidos como  Croissant fueron creados en 1683 por los pasteleros vieneses, tras caer el asedio turco al que había estado sometida la ciudad.

 La forma del Croissant reproducía el emblema de la bandera turca, para cuando los amigos vienese se comían uno fuera como si se estuviesen comiendo simbólicamente a los turcos, vengándose así de ellos.


El Chocolate.


El chocolate, eso que tanto gusta a los niños y mayores también se vio en la polémica y cómo no, con la Iglesia, la cual decía que el consumo de este nuevo producto incumplía los preceptivos ayunos tradicionales. Una discusión teórica que se mantuvo viva durante muchos años desde que fue planteada por el Papa San Pío V (1504-1572), no habiendo nunca un  pronunciamiento oficial definitivo. 

Yo a Pío V le quitaba el San, por meterse con algo que está tan rico como es el chocolate y punto.

El poder de la Iglesia.


En el siglo XVIII, la Iglesia en Portugal era nada más y nada menos que la propietaria de las dos terceras partes de toda la tierra.

El mayor banquete de la historia.


El mayor banquete del que se tiene noticia dicen que fue el de Julio Cesar a su regreso victorioso de Oriente, invitando en varias jornadas a 260.000 personas que fueron sentadas en 22.000 mesas. 

Yo particularmente creo que la historia falla aquí, porque el mayor banquete para mí de la historia ha sido el que se han pegado los sindicalistas por defender dicen al trabajador, cuando no defiende ni a sus...

Algunas curiosidades de la Hermandad del Valle.


Fue la primera hermandad de Sevilla que obtuvo el título de Archicofradía, por lo que ostenta entre sus títulos el de Primitiva, llevando en su cortejo una reliquia de la Santa Espina que portan en unas andas unos hermanos.

Las velas de la candelería de la Virgen del Valle llevan inscrita el nombre de los hermanos fallecidos en el año anterior. Además del escudo de la Hermandad. En el año 2004 uno de los cirios llevo la leyenda «once de marzo», en recuerdo y como homenaje a las víctimas del atentado de Madrid.

El paso de la Coronación del Valle es el único que lleva espejos en la canastilla de la Semana Santa de Sevilla, conociéndose como «el de los espejitos». También lleva la Mujer Verónica la Santa Faz pintada cada año por un artista diferente, atesorando  la Hermandad una importante colección de paños pintados. 

Pertenecieron a esta señera Hermandad  el famoso arquitecto Ambrosio de Figueroa, el que ejerció el cargo de Mayordomo en el siglo XVIII.



El manto de la Virgen de las Mercedes de Pasión.


Es este manto de la Virgen de la Merced el más grande de toda la Semana Santa sevillana, y en el que se puede apreciar imágenes de los Siete Dolores de la Virgen bordados en seda.

 Esta magnífica obra fue realizada por Carmen Campmany y con diseños de Antonio Amiáns. Toda una verdadera obra de arte.

El Dios de la madera y la Quinta Angustia.


El escultor Juan Martínez Montañés y su esposa Ana de Villegas pertenecieron a esta Hermandad, siendo recibidos como hermanos el 11 de Octubre de 1592. 

El genio de Montañés regalo una Dolorosa a la Cofradía del Dulce Nombre de Jesús, imagen que había realizado para la Hermandad de Pasión. Pero por no ponerse de acuerdo en el precio la dono a la  del Dulce Nombre diciendo que «un Niño de tan aventajado escultor necesitaba una Madre igual ». Cosa de genios.


El paso de la Quinta Angustia.


El paso de la Quinta Angustia es el más ancho de todos los que procesionan en Sevilla y el único que lleva la canastilla de bronce, siendo su llamador de 1903, el más antiguo de todos lo que actualmente procesionan en la Semana Santa. 

Como curiosidad comentar, que esta Cofradía tuvo como Hermanos Mayores Honorarios a numerosos Reyes e infantes de España como: Fernando VII, Isabel II, los Duques de Montpensier y Juan de Borbón.

Foto de A.Fresno. 

Un día como hoy. Conquista de Sevilla.


Un día como hoy 23 de Noviembre de 1948, en el VII Centenario de la Conquista de Sevilla, se hace una gran procesión con las imágenes fernandinas.