lunes, 12 de diciembre de 2016

Pregón.


Hasta para dar un cochambroso Pregón hoy se tiene que tener contactos o un enchufe como la cabeza de Espinete.

Museo de Málaga.


Veo muy bien lo del nuevo Museo de Málaga y la alegría de muchos malagueños. Pero me choca que se diga, que es que Málaga necesitaba un Museo, ¿ y la gente que están en la calle no necesitan un techo? No sé, a lo mejor estoy equivocado.

Así no lo quiere Dios.


Así no lo quiere Dios. Que recemos ante un azulejo en alto y gente pasando es como dar una simple limosna a un pobre cuando una calle está transitada, y para que nos vean nos echamos mano a la cartera. 

Así no lo quiere Dios. Que ahora todos nos felicitemos sin sentir una mierda y por compromiso, no tiene otro nombre que el de INDESEABLE. 

Así no lo quiere Dios. Que confundamos queriendo y por comodidad a gente que están tirada en nuestras calles con drogadictos no es justo, es más, aunque lo fueran creo que habría que darles una oportunidad al igual que a esos hijos de putas pederastas que yo nunca se las daría porque no son humanos, son monstruos.

 Así no lo quiere Dios. Que compremos en exceso por quedar bien en Navidad con nuestras familias o amistades tampoco creo que sea lo correcto, cuando millones de NIÑOS mueren casi a diario por el hambre y esa comida que seguro sobrará irá a la basura.

 Así no lo quiere Dios. Que le cantemos villancicos al Niño Dios no está mal, siempre y cuando se lo hayamos cantado antes a algún abuelo, padre, madre o un familiar enfermo. 

Así no lo quiere Dios. Que rompamos familias por el vicio que siempre va con nosotros y dejemos a niños separado de la pareja por no contenerse uno no es de lógica, son ellos los que de verdad lo sufren y luego si tienen mala suerte un trauma de por vida llevarán. 

Así no lo quiere Dios. Y terminó diciendo, que se podéis ahorrar el circo de felicitar tanto por estas fechas, los apretones de manos, los abrazos, los besos y los halagos, porque el que los tiene de su verdadera familia jamás, nunca jamás, necesitará las mentiras de cualquier Judas hecha para este verdad y que se crea que a uno lo van a engañar. Así no lo quiere Dios.

             Foto de Jose  Fuerte.

Donde la mentira se hace verdad por la falsa fe de muchos .


Donde la mentira se hace verdad por la falsa fe de muchos.

Suena extraño, ya lo sé. Pues donde la mentira se hace verdad por la falsa fe de muchos no es otro sitio, que el de nuestras queridísimas Cofradías, donde de un tiempo acá veo cosas que me descomponen por dentro por la falta de ética y moral que falta en muchos cofrades.

En las Cofradías han pasado gente de toda clase, hasta Santos. Pero estos se van y ellas siguen en el devenir de la vida, esa que nosotros mismo la complicamos a nuestros hermanos a diario y cuando desaparecen nos preguntamos: ¿Qué le habrá pasado a fulanito? Nada, no le ha pasado nada, solo que algunos no aguantan tanto una hipocresía tan malvada como la que se vive dentro de las Hermandades, donde todo el mundo, o mejor dicho para que no se mosqueen casi todos, bailan al son de sus intereses importándole un carajo tanto sus titulares como sus hermanos. Estas cosas son las que les pasa a ese fulanito de tal que usted pregunta.

No es normal y creo que estarán de acuerdo conmigo, que en una Cofradía hay más critiqueo que en cualquier banco en una plazoleta de una barriada, algo que a lo primero no hace daño. Pero luego puede hacerlo y bastante, casos se han dado de que hermanos como hermanas han tenido que dejar de ir a su Hermandad por culpa de tantas malas lenguas y grupitos de mariconas cobardes, los que en su día criticaron e incluso se inventaron algo horroroso  para hundir más a ese cofrade que de buena fe iba por su Hermandad y no como muchos.

Todo el mundo en las Hermandades se dicen al momento hermano sin saber su significado, solo el del falso quedar bien con tan hipócrita y mierdosa palabra. El ejemplo lo tenemos en grandes amistades en una Hermandad que un día dejaron de golpe y porrazo de serlo para siempre, preguntándose algunos: ¿Como ha podido ser si estaban hasta en la cama?. Pues ha podido ser, porque con los intereses de esos cerdos como cerdas que van mucho por nuestras Cofradías no se juega, sobre todo porque esos no están para servir a la Hermandad ni a ningún hermano, están para servirse de todo lo que se mueva. Donde la mentira se hace verdad por la falsa fe de muchos.
     Foto de Javier Cantos Lozano.

Si yo fuera la Virgen.


Si yo fuera la Virgen.

He escuchado esta frase mas de yo no sé cuántas veces; si yo fuera la Virgen la de guantazos que iba a repartir me quedaría sola. 

Ahora la digo yo por lo que se acerca y por qué me da la gana, pero la diré a mi manera: Si yo fuera la Virgen, no sabría aguantar a tantos Hijos de Putas con medalla y gomina haciéndose la fotito junto a mi. Si yo fuera la Virgen me marcharía a un lugar tranquilo donde el corbateo barato, falso y muy  altanero no me molestase. Si yo fuera la Virgen a más de uno echaría de mi casa por no ser digno de pisarla. Si yo fuera la Virgen le explicaría a muchos lo que es una Hermandad para que no la confundieran con un Bar de Carretera. Si yo fuera la Virgen quitaría el  protocolo barato y empalagoso en muchos Besamanos. Si yo fuera la Virgen, claro está. Pero como es algo imposible, pues me quedo con Ella y a esos prepotentes que cada vez son más, que le den por culo.

Diego González de Muñana.


Falleció don Diego González de Muñana en 1695 a la edad de cuarenta y un años.Ilustre sevillano y canónigo de la Santa Iglesia Catedral, siendo un gran devoto de las Santas Justa y Rufina, cuyo culto promovió bastante en la Capilla de Santiago, donde fue sepultado.

El paso de la Coronación de Espinas del siglo XIX.


Tuvo la Hermandad del Valle en el siglo XIX un paso de líneas rectas, con cuatro cartelas y el que se caracterizaba por las dobles volutas de sus esquinas con un pequeño calado  en su canastilla. Paso que fue sustituido en 1918 por las actuales andas de estilo rococó.

El paso de la Coronación de Espinas fue utilizado sucesivamente por las Hermandades de los Gitanos hasta 1931, y la de la Cena que sacó en él al Cristo de la Humildad y Paciencia. Dicho paso parece ser, que se perdió en el incendio de Omnium Sanctorum de 1936, un paso que paseo por las calles de Sevilla a tres imágenes señeras y del que hoy solo nos queda su recuerdo.