lunes, 1 de junio de 2015

Las dos torres del palacio de Benamejí de Écija.


El bellísimo palacio de los condes de Benamejí es sede del Museo Histórico Municipal de Écija, declarado Monumento Nacional. Palacio que fue construido a mediados del siglo XVIII con una espectacular portada  barroca de mármoles polícromos de un gran barroquismo que atrae al visitante.

Cuenta la historia o la leyenda, que todos los palacios  ecijanos tienen  una sola torre, salvo el de Benamejí, que cuenta con dos.También dicen, que hace siglos todo noble que poseyera un palacio tenía derecho a construir en él una sola torre, pero cuando el palacio de Benamejí estaba edificando el rey Carlos III estaba en la ciudad. Y dado que un ala ya estaba terminada el propietario invito al monarca alojarse en su palacio durante la visita, por esto durante su estancia en Benamejí, el rey se sintió tan agradecido que le concedió al noble el privilegio que deseaba, una torre para su palacio. Años más tarde volvió Carlos III a Écija, y se quedó sorprendido al descubrir que el palacio de Benamejí tenía dos torres, indignado dicen  pidió explicaciones al de Benamejí, quien le explicó que una había sido un privilegio concedido por el mismo, y la otra torre correspondía por ser derecho de todo noble, reconociendo el rey que tenía razón.

Candidaturas de Hermandades.


Cada vez me sorprenden más algunas Candidaturas de Hermandades, donde algunos personajes se presentan como si de un partido corrupto político fuesen. Unas candidaturas que por mucho que se empeñen como Molina y los frailes de Regina no dejan de manchar a la Hermandad, lo que pasa es que como es (Fulanito de Tal) todo queda del carajo, con un montón de pelotas y no seguidores, que lo único que buscan en cualquier Hermandad es la fotito de turno y sacar alguna que otra tajada de intereses propios.

Las Candidaturas en las Hermandades desde mi punto de vista y no el de usted, y digo usted, porque hay tela de personajes que se dan por aludidos con nada, cuando lo que tendrían que hacer y me vuelvo a repetir desde mi punto de vista es, que entre todos trabajasen desinteresadamente y desde el silencio, ese que tanto predican muchos junto a la humildad y luego se lo pasan por debajo de lo que ya saben ustedes. Las Hermandades deben de ser otra cosa, no un Hola-Cofrade donde el famosillo es el que más vende, pero también el que más polémica le echa y a la vez destruye lentamente a la Cofradía, esas que no deben de mezclarse con el famoseo, política y prensa rosa, pero es lo que hay, por algo estamos en la (Era de la Niñatización-Cofrade).

El Cristo Yacente de Jerónimo Hernández de Marchena.


Magnífica imagen del Cristo Yacente de la Hermandad de la Soledad, con sede canónica en la Iglesia Parroquial de Santa María de la Mota de Marchena (Sevilla). Imagen realizada en madera de pino de tea y tallada al completo de 1,42 metros  atribuida al grandísimo Jerónimo Hernández hacia 1575 y policromada por el pintor portugués Vasco Pereira, estableciéndose el imaginero  abulense Jerónimo Hernández en Sevilla, que junto a otros grandes maestros estableció las bases de lo que fue la Escuela Sevillana de Imaginería.

El Cristo Yacente de Marchena, si observamos detenidamente  su actitud contorsionada y movimiento, parece ser, que originalmente no fue concebido como  Cristo Yacente, sino para formar un misterio del Descendimiento o del Traslado al Sepulcro. Una obra la cual toda Marchena, puede sentirse orgullosa de tenerla entre su rico patrimonio.

Foto Universidad de Sevilla.

La Iglesia de San Gil.


La iglesia de San Gil ha sido relacionada con la del mismo nombre de Segovia, pero hay que tener en cuenta, que la destruida de Segovia era una Iglesia románica y esta de Sevilla gótica, lo que nos da a entender que nada tenían que ver, aunque el obispo don Remondo había sido el promotor de la edificación de San Gil de Segovia y que por este se le puso a la de Sevilla el mismo nombre. 

El presbiterio de Iglesia de San Gil en Sevilla conserva un alicatado con lacerías mudéjares del siglo XIII o XIV, que hasta mediados del siglo XX llegaba a la altura de la cornisa, siendo una de las muestras más bellas y mejores conservada de la cerámica sevillana medieval, estando la nave central cubierta por un artesonado de madera, siendo este actual moderno posterior a 1936. La puerta medieval de los pies no se conserva, pero si las portadas ojivales laterales como la situada en la nave del Evangelio en el muro Norte, qué sirve de nexo entre esta y la Basílica de la Macarena, más la portada de nave de la Epístola en el muro Sur modificada en la primera década del siglo XX para hacer más fácil la salida del nuevo paso de palio de la Virgen Macarena,  ( La Madre de Dios).

La Macarena en San Gil.