jueves, 6 de julio de 2017

Boli-Dedo.


Las Papelerías ya no venderán a partir de mañana bolígrafos. Venderan Boli-Dedos para los móviles. Se pierde el histórico bolígrafo.

Un romano del paso del Señor de la Sentencia en Jerez de los Caballeros.


Nos vamos a Jerez de los Caballeros, donde se encuentra una curiosa imagen de un centurión romano que Castillo Lastrucci realizó para el magnífico misterio de la Hermandad de la Macarena de Sevilla y que va junto a Nuestro Padre Jesús del Gran Amor, otra curiosa y antigua imagen titular de la Hermandad de San Gonzalo de Triana, obra del imaginero José Luis Pires Azcarraga.

El centurión romano iba situado junto a Pilatos en el fantástico misterio sevillano de la Sentencia. Pero al sustituirlo la Hermandad lo cedió a Jerez de los Caballeros, donde en la actualidad va junto al Señor del Gran Amor, y cuya Dolorosa es una reproducción de la Virgen Macarena de Sevilla, la cual realizó el imaginero don Luis Álvarez Duarte.

El manto de la Virgen de los Dolores de Huelva.


El manto de salida de la Virgen de los Dolores de Huelva es otra de las joyas que perdió Sevilla. Una obra maravillosa de un grandísimo valor histórico y, que los cofrades de Huelva hoy disfrutan.

Dicho manto data de finales del siglo XIX a 1905, estando atribuido a la prestigiosa bordadora Patrocinio López. 

Este manto fue adquirido por la Hermandad de la Oración en el Huerto a la Hermandad sevillana del Valle, cuando esta última encarga el actual manto en 1920 al bordador Juan Manuel Rodríguez Ojeda.
Como ya hemos dicho, el mando está atribuido a Patrocinio López, pero siguiendo su diseño de José Ordóñez. Está bordado en hojilla de plata sobre terciopelo de Lyon de color burdeos, y es una de las últimas grandes obras del periodo romántico.

 Hay que recordar, que gracias a la Condesa de Mora Claros y a Muñoz y Pavón, que también gracias a su mediación se pudo adquirir este portentoso manto y otra joya más que Sevilla perdió para siempre.

La Hermandad de los Negritos en 1961 en la Parroquia de San Roque.


En 1961, al desbordarse las aguas del Tamarguillo inundaron una gran parte de la ciudad, como a muchas Iglesias y a la Capilla de los Negritos, la que quedó bastante afectada.

Mientras duraron las obras en la Capilla de la clásica Hermandad del Jueves Santo, la Corporación se estableció para recibir cultos sus imágenes en la Parroquia de San Roque en un altar provisional. En la foto vemos al maravilloso Cristo de la Fundación en 1964 saliendo de San Roque.

Foto F. Cutiño.