lunes, 11 de mayo de 2015

El pastor que encontró a la Virgen de Gracia .


Cuenta la leyenda, que el origen de la devoción a la Virgen de Gracia, Patrona de Carmona se debe a un pastor. Pues mientras cuidaba su rebaño, estaba cociendo un zurrón y durante su labor se le cayó la aguja, la cual no encontraba y empezó a tantear la tierra hasta que noto algo parecido a la madera. Excavando lo que había tocado descubrió una bella imagen de una Virgen en una urna de piedra natural, y al intentar extraerla en el último esfuerzo brotó agua del lugar en el que había permanecido oculta.

La leyenda sigue contando, que el pueblo al conocer la noticia, bajó en procesión hasta el lugar donde hoy se encuentra la ermita de Nuestra Señora de Gracia, llevándola hasta el pueblo. Donde la Virgen fue colocada en la Iglesia Mayor, pero extrañamente, al día siguiente había desaparecido, siendo encontrada más tarde en el lugar donde la encontró el pastor, lo que hizo que las gentes de Carmona dejaran a la Virgen en el mismo lugar, encomendando su custodia a la Orden de los Jerónimos, que levantaron una ermita cuidando de la Patrona hasta que la Desamortización de Mendizábal  les despojo de sus tierras.

El Cristo de la Coronación de Carmona.


Pertenece esta soberbia imagen a la Real llustre Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Coronación de Espinas, María Santísima de la Esperanza y San Juan Evangelista y procesiona el Domingo de Ramos.

La magnífica talla, considerada una de las mejores de la Semana Santa de Carmona presenta a Jesús en la iconografía de Ecce-Homo, con las manos atadas delante y la pierna derecha adelantada, dejando caer todo el peso de su cuerpo sobre la izquierda. 

El Cristo de la Coronación es una imagen barroca, con un gran tratamiento anatómico muy detallado, y está atribuido a la gubia del grandisimo Pedro Roldán. Sendo considerado por muchos como una de las mejores imágenes no sólo de Carmona, sino de toda Sevilla.
Cristo de la Coronación de Carmona.

El retablo mayor del Convento de Santa Clara de Carmona.


De todo el maravilloso conjunto que conserva la Iglesia del Convento Santa Clara de Carmona, destaca su retablo mayor. Magnífica e importantísima obra de la retablística sevillana de Felipe de Rivas en 1645.

Retablo Mayor del Convento de Santa Clara de Carmona.

La Giraldilla de Carmona.


La preciosa torre de la Iglesia de San Pedro se asemeja muchísimo a la Giralda de Sevilla, por estar su diseño inspirado en ella. 

A esta bellísima torre de Iglesia se la conoce popularmente como La Giraldilla. Torre que está rematada por una veleta que simboliza la Fe, obra de Alfonso Berraquero.

El Cristo de los Martirios de Carmona.


Se encuentra en el maravilloso interior de la Iglesia de Santa María de Carmona un pequeño retablo que se denomina del "Cristo los Martirios",  siendo ésta obra del gran escultor Roque de Balduque, quien trabajó en Sevilla a mediados del siglo XVI.

En el retablo del Cristo de los Martirios también se encuentran a los lados del Crucificado una Virgen y un San Juan, formando un bellísimo Calvario con varios relieves con escenas de la Pasión. Una de las tantas joyas que está portentosa Iglesia guarda para deleite de sus visitantes.