martes, 9 de enero de 2018

El Panteón de Sevillanos Ilustres de Sevilla.


Se encuentra el Panteón de Sevillanos Ilustres en la Iglesia de la Anunciación, al que se accede por el patio de la Facultad de Bellas Artes.

 En el Panteón descansan personajes tan importantes como los hermano Bécquer, Arias Montano o Rodrigo Caro entre otros, siendo el deán López Cepero y las autoridades de la Universidad sevillana los que decidieron albergar los restos de personajes importantes en la cripta de la Iglesia de la Anunciación.

Fue en los años setenta, cuando Florentino Pérez Embid, director general de Bellas Artes , promovió las obras de ampliación y restauración de la cripta con planta de cruz latina. La que su acceso está enmarcado por una bella portada de estilo renacentista de Hernán Ruiz II,  que se cerró por la reforma del siglo XX.

Panteón de Sevillanos Ilustres .


El monumento al Cid Campeador en Sevilla.


El monumento al Cid Campeador se encuentra ubicado en la Avenida del Cid, el que representa a Rodrigo Díaz de Vivar en actitud triunfante montado en su caballo Bavieca. Obra de la escultora Anna Huntington, que donó a Sevilla, esposa del multimillonario Archer Milton Huntington, fundador de la Hispanic Society of América de Nueva York (casi ná), que tuvo una vinculación especial con Sevilla por las excavaciones en Itálica.

Fue el Ayuntamiento sevillano, quien decidió colocar dicho monumento en su actual sitio para que custodiara la entrada principal de la Exposición Iberoamericana, nada que ver con la del 92, donde hasta Curro metió la mano para llenarse los bolsillos. 

Decía Anna, que cuando el Rey Alfonso XIII vio el monumento le dijo: "Yo siempre quise saber que clase de caballo cabalgaba el Cid. Ahora, al ver el que usted modeló, coincido con usted en que este es el único caballo digno de haber sido montado por el héroe castellano".

La inauguración del monumento fue el 22 de Septiembre de 1927, el cual se colocó en un pedestal que realizó el arquitecto Vicente Teaver. Donde en sus dos frentes mayores tiene una leyenda grabada. Un monumento vistoso y que entra por la vista, además donado, no como otros que se han comprado por una millonada y no dejan de ser toda una cochambre.

La Zawiya del Cementerio de Aznalcóllar.


Se encuentra en el pueblo sevillano de Aznarcóllar un magnífico e interesante desconocido para muchos monumento islámico, el que fue edificado con fines religiosos y único en Andalucía como la Zawiya. Edificios que eran escuelas o monasterios religiosos islámicos, que se construían en zonas del Magreb y África occidental.

La muy interesante Zawiya de Aznarcóllar se levantó en torno a una tumba de un Santón. Ubicada en el Cementerio del pueblo y la que fue transformada en Capilla en el siglo XVIII. Data su origen antes de 1248, el año que el rey Santo Fernando III conquista la ciudad, cuando en Sevilla convivieron dos religiones, siendo la Zawiya legado de los árabes mudéjares, alarifes y albañiles que no se fueron para África, un monumento que a lo largo de su historia tuvo varias funciones como; mausoleo, escuela o refugio de necesitados, los que cada vez son más hoy en este mundo sin piedad.

Estamos ante una Zawiya única en Andalucía, como también una de las pocas que se conservan en Europa. Toda una joya que tenemos aquí y no en Pekín para visitarla, de la que hay que recordar, que inspiró al arquitecto Norman Foster para el diseño del primer aeropuerto en Ruanda. Toda una joya neo-mudéjar que tanto Aznarcóllar como Andalucía pueden presumir de tenerla.

El feo monumento a la Tolerancia de Sevilla.


Para un servidor, siempre y respetando a otros será el feo monumento a la Tolerancia, por no pegar en el enclave donde se encuentra ni con cola, me digan lo que me digan. 

Este monumento muy feo se encuentra ubicado en el Muelle de la Sal, junto al Paseo Colón y al Puente de Triana, inaugurándose el 1 de Abril de 1992, obra realizada por Eduardo Chillida y que coincidió con la Exposición Universal de Sevilla, la que todavía estamos pagando.

El feo monumento fue financiado por la Fundación Amigos de Sefarad, costando una millonada o más bien dos huevos, que no diré su coste por vergüenza de que se haya pagado tal cifra por esta mamarrachada. Conmemora el edicto de Granada de 1492, mediante el cual los Reyes Católicos expulsaron a los judíos de sus reinos, (como también habrías que expulsar a los que pagan por estas cosas). Al acto de inauguración acudieron el Presidente de Israel acompañado de su esposa y el Premio Nobel de la Paz (la que en el mundo no hay) Elie Wiesel, como también el autor del FEO MONUMENTO.

Un monumento sevillano en el Escudo de Santander.


Traemos esta conocida historia del escudo  Santander, la que nunca viene mal de recordar y más tratándose de un monumento tan conocido y sevillano como es la Torre del Oro en dicho escudo con una cadena junto a un barco. Las dos caras que arriba se ven son los Patronos de Santander, San Emérito y San Celedonio, los que fueron decapitados en la persecución de Diocleciano.

Se representa al monumento sevillano en el Escudo de Santander en homenaje a las naves cántabras, que fueron capitaneadas por el Almirante Ramón Bonifaz, las que se juntaron todas en Sevilla para romper esas cadenas que unían la ciudad con el barrio de Triana. Así impidieron el paso por el gran Guadalquivir al enemigo. 

Acudieron estas naves para apoyar al rey Fernando III en 1248, en plena Reconquista
sería en esta época, cuando desaparecido el famoso Puente de Barcas, que estaba a la altura del actual Puente de Triana. Por eso, en agradecimiento Fernando III a los marineros del Norte les concedió el privilegio de inmortalizar dicha hazaña en los escudos de sus villas. Hoy tal como esta el país, o mejor dicho el mini-país necesitaríamos un doble apoyo.

Escudo de Santander.