miércoles, 8 de octubre de 2014

Un río de lágrimas verdes.


Como un río de lágrimas verdes sería mi pregón hacia Ti. Un río donde su corriente me llevaría a desembocar en Tu Casa, la de la Esperanza, para regar con mis lágrimas las flores de Tu Basilica, Macarena. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario